Octubre 31… Todas nuestras necesidades

163573_408773232553251_1791110266_n


Y mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades con magnificencia, conforme a Su riqueza en la gloria… (Filipenses 4:19).

Este versículo me ha ayudado muchas veces. Me ha ayudado cuando me preguntaba de dónde vendría mi siguiente amigo, un trocito de sabiduría, de conocimiento interior o mi siguiente comida.
Todo lo que necesite hoy me será provisto.
La gente, los empleados, lo que tenemos a nuestra disposición inmediata, no son nuestra fuente.
Hemos hecho contacto con una Fuente Mayor, con una fuente de provisión infinita e inmediata: Dios y Su universo.
Nuestra tarea es permitirnos a nosotros mismos ponernos en armonía con nuestra Fuente. Nuestra tarea es creer en, y mirar a, nuestra verdadera Fuente. Nuestra tarea es liberar el miedo, el pensamiento negativo, las limitaciones y el pensamiento de la escasa provisión.
Todo lo que necesitamos nos será provisto. Que ésta se convierta en una respuesta natural a todas las situaciones de abundancia y a todas las situaciones de necesidad.
Rechaza el miedo. Rechaza las nociones de escasa provisión y de limitación. Permanece abierto a la abundancia.
Aprecia la necesidad porque ésta es parte de nuestra relación con Dios y con Su universo. Dios ha planeado satisfacer todas nuestras necesidades, ha creado dentro de nosotros la necesidad, para que Dios pueda proveer.
Ninguna necesidad es demasiado pequeña o demasiado grande. Si a nosotros nos importa y valoramos nuestra necesidad, Dios también lo hará.
Nuestra parte es asumir la responsabilidad de ser dueños de la necesidad. Nuestra parte es dar esa necesidad al universo. Nuestra parte es dejar ir, con fe. Nuestra parte es darle permiso a Dios de satisfacer nuestras necesidades creyendo que merecemos que se satisfagan nuestras necesidades y deseos.
Nuestra parte es dar sanamente, no cuidando en exceso a los demás ni por un sentimiento de culpa, de obligación o por codependencia, sino como resultado de una relación sana con nosotros mismos, con Dios y con todas las creaciones de Dios.
Nuestra parte es simplemente ser como somos y que nos encante serlo.

“Hoy practicaré la creencia de que todas mis necesidades serán cubiertas hoy. Me pondré en armonía con Dios y Su universo, sabiendo que yo cuento”.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós).

1966865_749750265044559_208735832_n

Octubre 30… El valor de uno mismo

735193_385416188223456_1579521969_n

Tenemos una vida real que es propia. Sí, la tenemos.
Ese sentimiento de vacío, esa sensación de que todo el mundo, excepto nosotros tiene una vida - una vida importante, una vida valiosa, una vida mejor- es un remanente del pasado.
Es también una conducta autoderrotista inadecuada.
Somos reales. Lo mismo nuestra vida. Brinquemos dentro de ella y lo veremos.

“Hoy viviré mi vida y la atesoraré como mía”.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós).

550234_276206322457038_181474915263513_614525_1840075648_n

Octubre 29… Aceptación

1504086_518595661605219_7045309429351443230_n

Una poción mágica está a nuestra disposición hoy. Esa poción se llama aceptación.
Se nos pide que aceptemos muchas cosas: a nosotros mismos, como somos; nuestros sentimientos, necesidades, deseos, alternativas y nuestras circunstancias actuales. A los demás, como son. El estatus de nuestras relaciones con ellos. Los problemas. Las bendiciones. Nuestro estatus económico. El lugar donde vivimos. Nuestro trabajo, nuestras áreas y nuestro nivel de desempeño en ellas.
La resistencia no nos llevará hacia adelante, ni eliminará lo indeseable. Pero incluso nuestra resistencia necesita ser aceptada. Incluso la resistencia se rinde ante la aceptación y es cambiada por ésta.
La aceptación es la magia que hace posible el cambio. No es para siempre; es para el momento presente.
La aceptación es la magia que hace buenas nuestras circunstancias presentes. Trae paz y contento y abre la puerta al crecimiento, al cambio y al seguir adelantando.
Hace brillar la luz de la energía positiva en todo lo que tenemos y en todo lo que somos. Dentro del marco de la aceptación, averiguamos que necesitamos hacer para cuidar de nosotros mismos.
La aceptación da poder a lo positivo y le dice a Dios que nos hemos sometido al Plan. Hemos dominado la lección de hoy y estamos listos para proseguir.

“Hoy aceptare. Renunciare a mi necesidad de estar en resistencia hacia mi mismo y hacia mi medio ambiente. Me someteré. Cultivare el contento y la gratitud. Seguiré adelante con alegría aceptando donde me encuentro hoy”.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós).

despertar-espiritual-1

Octubre 28… Meditación y Oración

2750

El Paso Once nos pide meditar como un camino para mejorar nuestro contacto consciente con Dios.
La meditación es diferente a obsesionarse o preocuparse. La obsesión y la preocupación son conexiones del miedo. Meditación significa abrir nuestra mente y nuestra energía espiritual a la conexión de Dios.
Para conectarnos con Dios, necesitamos relajarnos lo mejor posible y abrir nuestra mente consciente y subconsciente a una Conciencia Superior, que está a disposición de cada uno de nosotros.
En el trajín de nuestro día y de nuestra vida puede parecer un desperdicio de tiempo desacelerarnos, dejar de hacer lo que estamos haciendo y tomar este tipo de descanso. No es un desperdicio de tiempo, como no lo es detenernos a cargar gasolina en nuestro coche cuando el tanque ya está casi vacío.
Es necesario, es benéfico y ahorra tiempo. De hecho, la meditación puede crear más tiempo y energía que los momentos que nos tomamos para practicarla.

La meditación y la oración son poderosas conductas de recuperación que funcionan. Necesitamos ser pacientes. No es razonable esperar respuestas, conocimientos profundos o inspiración inmediatos. Pero están en camino las soluciones. Ya están en camino si nosotros hemos hecho nuestra parte –meditar y orar- y luego hemos dejado ir el resto. El que rezar y meditar sea lo primero que hagamos por la mañana, durante un descanso en el trabajo o por la noche, es elección nuestra.

Cuando mejora nuestro contacto consciente con Dios, nuestro contacto subconsciente mejorará también. Nos encontraremos cada vez más sintonizados a la armonía de Dios y Su voluntad para con nosotros. Encontraremos y mantendremos esa conexión del alma, la conexión de Dios.

“Hoy me tomaré un momento para la meditación y la plegaria. Decidiré cuándo y por cuánto tiempo hacerlo. Yo soy una criatura y una creación de Dios, de un Poder Superior a quien le encanta escucharme y hablar conmigo. Dios mío, ayúdame a dejar ir mis miedos acerca de si Tú me escuchas y te preocupas por mí o no. Ayúdame a saber que Tú estás ahí y que yo soy capaz de ponerme en contacto con la conciencia espiritual”.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós).

198444_211447878869259_100000121464568_918571_1515717_n

Octubre 27… Paso Once

mano de Cristollamando


Buscamos a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto consciente con Dios, como nosotros lo concebimos, pidiéndole solo que nos dejase conocer Su voluntad para con nosotros y nos diese la fortaleza para cumplirla. (Paso Once de Al-Anón).

“…pidiéndole sólo que nos dejase conocer Su Voluntad para con nosotros y nos diese la fortaleza para cumplirla” significa que pidamos diariamente que se nos enseñe el plan para ese día. También le pedimos a nuestra Fuente la fortaleza que necesitamos para cumplirla. Se nos dará un sí a ambas peticiones.
No le pedimos a los demás que nos dejen conocer su voluntad.Se lo pedimos a Dios. Luego, confiamos en que se nos dará la fortaleza para cumplir la voluntad de Dios.
Dios, nunca, nunca nos pide que hagamos algo para lo que El no nos haya equipado. Nunca nos pide que hagamos algo que no podemos hacer.
Si es que vamos a hacerlo, se nos preparará. Esa es la parte fácil de este programa. Nunca tenemos que hacer más de lo que podemos, o nada que no podamos. Si queremos preocuparnos y armar alharaca, podemos hacerlo, pero no es necesario. Ésa es elección nuestra.
He aprendido, en los tiempos difíciles y en los buenos, que este Paso me ayuda a caminar cuando no se qué hacer a continuación, Dios si sabe, trabajar este programa, un día a la vez, nos llevara a lugares a los que nunca hubiéramos podido viajar solos. Actos simples, llevados a cabo diariamente de acuerdo con la voluntad de Dios para con nosotros, nos conducen a un Gran Plan para nuestra vida.

“Hoy me concentrare en pedirle a Dios que me enseñe lo que El quiere que haga. Le pediré a Dios la fortaleza para hacerlo, y luego proseguiré y llevare a cabo ese trabajo. Dios mio, ayúdame a dejar ir mis miedos acerca de vivir la vida se vive sencillamente y con confianza, se tejera un bello mosaico llamado “mi vida”. Estoy siendo divinamente guiado, conducido y cuidado”.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós).

32cd

Octubre 26… Claridad

541072_394600420637199_458216413_n

No sé hacer algo mejor que confiar en Dios. Pero a veces lo olvido.
Cuando estamos en medio de una experiencia, es fácil olvidar que hay un Plan. A veces, lo único que podemos ver es el hoy.
Si solamente viéramos durante dos minutos un programa de televisión que va a la mitad, no tendría mucho sentido. Sería un acto desconectado.
Si miráramos a un tejedor tejer un tapete unos cuantos momentos, concentrado él en una pequeña parte de su obra, ésta no se vería hermosa. Se vería como unas cuantas hebras peculiares colocadas sin orden ni concierto.
Cuán frecuentemente utilizamos esa misma perspectiva limitada para ver nuestra vida, especialmente cuando estamos atravesando una temporada difícil.
Podemos aprender a tener perspectiva cuando estamos pasando por esas confusas, difíciles épocas de aprendizaje. Cuando nos estamos haciendo líos con los sucesos que nos hacen sentir, pensar y cuestionar, estamos aprendiendo algo importante.
Podemos confiar en que algo valioso se está resolviendo en nuestro interior, aunque las cosas sean difíciles, aunque no podamos discernir el rumbo. El conocimiento profundo y la claridad no vienen hasta que hemos dominado nuestra lección.
La fe es como un músculo. Se le debe ejercitar para que se fortalezca. Las repetidas experiencias de tener que confiar en lo que no podemos ver y de aprender a confiar en que las cosas se resolverán son lo que hacen que nuestros músculos de la fe se fortalezcan.

“Hoy confiaré en que los sucesos en mi vida no se dan al azar. Mis experiencias no son un error. El universo, mi Poder Superior y la vida no la están tomando en contra mía. Estoy pasando por lo que necesito pasar para aprender algo valioso, algo que me preparará para la alegría y el amor que estoy buscando”.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós).

940938_409885062442068_1126578922_n

Octubre 25… Deja ir el pasado

Moonlit_Fairy_by_Pygar

….en tu libro están inscritos todos los días que han sido señalados, sin que aún exista un solo de ellos. (salmos 139:16).
Algunas personas creen que todos nuestros días fueron planeados, Divinamente ordenados, antes de que naciéramos. Dios sabia, dicen, y planeo exactamente lo que iba a suceder.
Otros sugieren que nosotros escogimos, que participamos en planear nuestra vida, los eventos, las personas, las circunstancias que tendrían lugar, para trabajar nuestros asuntos y aprender las lecciones que necesitábamos dominar.
Cualquiera que sea nuestra filosofía, nuestra interpretación puede ser similar: nuestro pasado no es ni un accidente ni un error. Hemos estado donde se ha necesitado estar, con la gente necesaria. Podemos abrazar nuestra historia, con su dolor, sus imperfecciones, sus errores, incluso con sus tragedias. Es únicamente nuestra; fue planeada únicamente para nosotros.
Hoy, estamos justo donde necesitamos estar. Nuestras circunstancias actuales son exactamente como necesitan ser, por ahora.

“Hoy dejaré ir mi sentimiento de culpa y mi miedo acerca de mis circunstancias pasadas y presentes. Confiaré en que donde he estado y donde estoy ahora ha sido justo para mí”.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós).

tristeza e ira