Codependencia, conciencia, CONFIAR EN EL PODER SUPERIOR, confiar en uno mismo, cuidado de uno mismo, Liberación, RECUPERACION, REFLEXIONES DIARIAS, sentimientos, SOLTAR, voluntad divina, vulnerabilidad

Reflexión del Dia: 12 de Febrero

A veces es difícil de aceptar, especialmente si alguien a quien amas se lastima a sí mismo o a sí misma y a ti. Pero así es. La única persona a la que puedes o podrás hacer cambiar es a ti misma. La única persona que te atañe controlar eres tú misma.
Desapégate. Renuncia. A veces cuando hacemos esto el resultado que habíamos esperado sucede rápida, a veces milagrosamente. A veces, no sucede. A veces nunca sucede. Pero tú saldrás beneficiado. No tienes que dejar de ocuparte o de amar. No tienes que tolerar el abuso. No tienes que abandonar métodos constructivos, como la intervención profesional, para solucionar tus problemas. Lo único que tienes que hacer es poner tus manos emocionales, mentales, espirituales y físicas otra vez dentro de tus propios bolsillos y dejar a las cosas y a la gente solas. Déjalas estar. Toma cualquier decisión que necesites tomar para ocuparte de ti mismo, pero no las tomes para controlar a los demás. ¡Empieza a ocuparte de ti mismo!

(Melody Beattie de su Libro Ya No Seas Codependiente).

desapego de chopra1

Anuncios
Codependencia, conciencia, CONFIAR EN EL PODER SUPERIOR, confiar en uno mismo, cuidado de uno mismo, FIJAR LIMITES, RECUPERACION, sentimientos, voluntad divina, vulnerabilidad

Meditación 12 de Febrero… Dejando espacio para los sentimientos

Necesitamos dejar espacio suficiente para que otros y nosotros mismos tengamos y solucionemos nuestros sentimientos.
Somos personas, no robots. Una parte importante de nosotros (quiénes somos, cómo crecemos, cómo vivimos) está conectada a nuestro centro emocional. Tenemos sentimientos, a veces difíciles, a veces perturbadores, a veces explosivos, que deben resolverse.
Al enfrentar y trabajar a través de estos sentimientos, nosotros y los demás crecemos. En las relaciones, ya sea una relación de amor, una amistad, una relación familiar o una relación comercial estrecha, las personas necesitan espacio para tener y superar sus sentimientos.
Algunos lo llaman “pasar por el proceso”.
No es razonable esperar que nosotros mismos u otros no necesitemos tiempo y espacio para trabajar a través de los sentimientos. Nos pondremos a nosotros mismos y a nuestras relaciones por fracaso si no permitimos este tiempo y espacio en nuestra vida.
Necesitamos tiempo para trabajar a través de los sentimientos. Necesitamos el espacio y el permiso para trabajar a través de estos sentimientos de la manera incómoda, incómoda, a veces desordenada en que la gente trabaja a través de los sentimientos.
Así es la vida. Esto es crecimiento Esto está bien.
Podemos dejar espacio para los sentimientos. Podemos dejar que las personas tengan tiempo y permiso para analizar sus sentimientos. No tenemos que mantenernos a nosotros mismos ni a los demás bajo una férrea restricción. Mientras trabajamos a través de nuestros sentimientos, no tenemos que gastar energía innecesaria reaccionando a cada sentimiento que nosotros u otros tenemos. No tenemos que tomar todos nuestros sentimientos, y los sentimientos de los demás, tan en serio mientras nosotros o los demás estamos en el proceso de resolverlos. Deje que los sentimientos fluyan y confíe en hacia dónde lo lleva el flujo.
Puedo establecer límites razonables para el comportamiento y aun así dejar espacio para una variedad de emociones.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós-Meditaciones para Codependientes).

ADICCION, APEGO AFECTIVO, baja autoestima, Codependencia, control, RECUPERACION, REFLEXIONES DIARIAS, sentimientos, vulnerabilidad

Reflexión del Dia: 11 de Febrero

El control es una ilusión. No funciona. No podemos controlar el alcoholismo. No podemos controlar las conductas compulsivas de nadie: comer en exceso, una conducta sexual exagerada, la apuesta compulsiva, ni ninguna otra de sus conductas. No podemos (y no es asunto nuestro hacerlo) controlar las emociones, la mente o las elecciones de nadie. No podemos controlar el resultado de los eventos. No podemos controlar a la vida. Algunos de nosotros apenas podemos controlamos a nosotros mismos.
A fin de cuentas las personas hacen lo que quieren hacer. Se sienten como se quieren sentir (o como se están sintiendo); piensan lo que quieren pensar; hacen las cosas que creen que necesitan hacer; y cambiarán sólo cuando estén listos para cambiar. No importa si ellos no tienen la razón y nosotros sí. No importa que se estén lastimando a sí mismos. No importa que nosotros podríamos ayudarles si tan sólo nos escucharan y cooperaran con nosotros. NO IMPORTA, NO IMPORTA, NO IMPORTA, NO IMPORTA.
No podemos cambiar a las personas. Cualquier intento de controlarlas es un engaño y una ilusión. Se resistirán a nuestros esfuerzos o redoblarán los suyos para probar que no podemos controlarlas. Podrán adaptarse temporalmente a nuestras demandas, pero cuando nos demos la vuelta regresarán a su estado natural. Y aún más, la gente nos castigara por obligarla a hacer algo que no quiere, o a ser como no quiere ser,
Ningún control será suficiente para efectuar un cambio permanente o deseable en otra persona. A veces podremos hacer cosas que aumenten la probabilidad de que la gente quiera cambiar, pero ni aun eso podemos garantizar o controlar.

(Melody Beattie de su Libro Ya No Seas Codependiente).

desapego de chopra1

ACEPTACIÓN, claridad, Codependencia, conciencia, CONFIAR EN EL PODER SUPERIOR, confiar en uno mismo, cuidado de uno mismo, merecimiento, RECUPERACION, sentimientos, voluntad divina, vulnerabilidad

Meditación 11 de Febrero… Sé agradecido por dónde estás ahora

“No se necesita mucha fe para creer que todo sucede por una razón, como lo hace para abrazar la creencia de que soy quién y dónde estoy ahora, hoy, por una razón, incluso si no sé por qué razón es e incluso si no me gusta particularmente quién o dónde estoy hoy”, me dijo un amigo. “Cuando puedo entender eso, mi insatisfacción y negatividad desaparecen, y puedo proceder con calma y gratitud con mi vida. Para mí “, dijo,” de eso se trata la espiritualidad”.
La fe y la esperanza no son solo para el futuro. Trata de usarlos hoy.
¿Podría ser que eres quien eres y dónde estás ahora por una razón? Gracias a Dios por tu vida, exactamente como es, ahora mismo.

“Dios, dame suficiente fe para creer en el día de hoy.”

(Melody Beattie de su Libro Mas del Lenguaje del Adiós).

APEGO AFECTIVO, baja autoestima, Codependencia, control, Liberación, obsesión, RECUPERACION, REFLEXIONES DIARIAS, RESCATAR-CUIDAR, sentimientos, triangulo de karpman

Reflexión del Dia: 10 de Febrero

Rescatamos porque tampoco sentimos que la gente esté bien. A veces con justificación, a veces sin ella, decidimos que otras personas sencillamente no pueden ser responsables de ellas mismas. Aunque esto parezca ser verdad, no lo es del todo. A menos que una persona tenga daño cerebral, un serio impedimento físico o sea un niño pequeño, esta persona puede ser responsable de sí misma.
A veces rescatamos porque resulta más fácil que manejar la incomodidad y la molestia de encarar los problemas irresueltos de otras personas. No hemos aprendido a decir “Qué pena que estés atravesando por ese problema, ¿qué necesitas de mí?”. En cambio, nos hemos acostumbrado a decir: “Mira, lo haré por ti”.

(Melody Beattie de su Libro Ya No Seas Codependiente).

desapego de chopra1

ACEPTACIÓN, AUTOESTIMA, claridad, Codependencia, conciencia, CONFIAR EN EL PODER SUPERIOR, confiar en uno mismo, cuidado de uno mismo, Liberación, poder interior, RECUPERACION, sentimientos, SOLTAR, voluntad divina, vulnerabilidad

Meditación 10 de Febrero… Poseer nuestro poder

Muchos de nosotros tenemos a alguien en nuestra vida que desafía nuestra capacidad de confiar y cuidar de nosotros mismos.
Cuando escuchamos la voz de esa persona o estamos en su presencia, podemos olvidarnos de todo lo que sabemos sobre lo que es real, sobre cómo poseer nuestro poder, sobre cómo ser directo, sobre lo que sabemos y creemos que es verdad, sobre cómo importante que somos.
Le damos nuestro poder a esa persona. El niño en nosotros se engancha con una mezcla de sentimientos poderosos: amor, miedo o ira. Podemos sentirnos atrapados, indefensos o tan atraídos que no podemos pensar con claridad. Puede haber un poderoso tira y afloja entre sentimientos de ira y nuestra necesidad de ser amados y aceptados, o entre nuestra cabeza y nuestro corazón.
Podemos estar tan enamorados o intimidados que volvemos a nuestra creencia de que no podemos reaccionar o responder a esta persona de manera diferente.
Nos enganchamos
No tenemos que estar bajo un hechizo.
Comenzamos tomando conciencia de las personas que nos enganchan, y luego aceptamos eso.
Podemos forzarnos a través de los movimientos de reaccionar de manera diferente a esa persona, incluso si esa nueva reacción es incómoda e incómoda.
Busca nuestras motivaciones ¿Estamos tratando de alguna manera de controlar o influenciar a la otra persona? No podemos cambiar a la otra persona, pero podemos dejar de jugar nuestra parte del juego. Una buena forma de hacerlo es separar y soltar cualquier necesidad de control.
El siguiente paso es aprender a ser dueños de nuestro poder para cuidarnos a nosotros mismos, para ser quienes somos libres de su influencia. Podemos aprender a ser dueños de nuestro poder con personas difíciles. Puede que no suceda de la noche a la mañana, pero podemos comenzar, hoy, a cambiar nuestras reacciones contraproducentes hacia las personas que nos han enganchado.

“Dios, ayúdame a identificar las relaciones en las que he perdido mi poder. Ayúdame a desenganchar y comenzar a tener mi poder.”

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adios-Meditaciones para Codependientes).

Codependencia, CONFIAR EN EL PODER SUPERIOR, impotencia, ingobernabilidad, Liberación, REACCIONAR, RECUPERACION, REFLEXIONES DIARIAS, RESCATAR-CUIDAR, sentimientos, voluntad divina, vulnerabilidad

Reflexión del Dia: 9 de Febrero

Muchos no entendernos de qué somos responsables y de qué no lo somos. Podemos creer que tenemos la obligación de estremecernos cada vez que alguien tiene un problema porque es responsabilidad nuestra actuar justamente así. En ocasiones al sentirnos responsables de tantas cosas, nos enfermamos de tal manera que rechazamos toda responsabilidad y nos volvemos totalmente irresponsables.
Sin embargo, en el centro de la mayoría de los rescates hay un demonio: baja autoestima. Rescatamos porque no nos sentimos bien con nosotros mismos. Aunque los sentimientos son temporales y artificiales, el hecho de cuidar nos da un estado temporal de sentimientos agradables, de autoestima y de poder. Tal y como un trago ayuda a un alcohólico a sentirse mejor momentáneamente, un rescate nos distrae temporalmente del dolor de ser quienes somos.
No nos sentimos adorables, de modo que nos conformamos con sentirnos necesarios. No nos sentimos bien con nosotros mismos, de modo que nos vemos obligados a hacer algo en particular que pruebe qué tan buenos somos.

(Melody Beattie de su Libro Ya No Seas Codependiente).

desapego de chopra1