Reflexión del Dia: 18 de Noviembre

Preocuparnos y obsesionarnos nos mantiene con tal maraña en la cabeza que no podemos resolver nuestros problemas. Cada vez que nos apegamos de esta manera a alguien o a algo, nos separamos de nosotros mismos. Perdemos contacto con nosotros mismos. Damos en prenda nuestro poder y nuestra capacidad para pensar, sentir, actuar y cuidar de nosotros mismos. Perdemos el control.
Es horrible estar obsesionado con otro ser humano o con un problema. ¿Conoces alguna persona obsesionada con alguien o con algo? Esa persona no puede hablar de otra cosa, no puede pensar en otra cosa. Aunque parezca oírte cuando le hablar, sabes que no te escucha. Su mente está dando tumbos, va de aquí para allá en un interminable remolino de pensamientos compulsivos. Está preocupada. Relaciona todo lo que le dices (aunque no tenga nada que ver) con el objeto de su obsesión. Dice las mismas cosas, una y otra vez, usando las mismas palabras o cambiándolas ligeramente. Lo que tú digas no sirve de nada. Aunque le digas que pare, no sirve de nada. Probablemente lo haría si pudiera. El problema es que no puede hacerlo (en ese momento). Pues está a punto de estallar con la discordante energía de que está hecha la obsesión. Tiene un problema o una preocupación que no sólo lo molesta y lo controla.

(Melody Beattie de su Libro Ya No Seas Codependiente).

Anuncios

Meditación 14 de Noviembre … Dejar ir el miedo al abandono

“¿Dónde estás, Dios? ¿Dónde fuiste?”
Mucha gente se ha ido. Es posible que nos hayamos sentido tan solos. En medio de nuestras luchas y lecciones, podemos preguntarnos si Dios también se ha ido.
Hay días maravillosos cuando sentimos la protección y presencia de Dios, guiando y guiando cada paso y evento. Hay días grises y secos de esterilidad espiritual cuando nos preguntamos si algo en nuestra vida es guiado o planeado. Preguntándose si Dios sabe o le importa.
Busca tiempos tranquilos en los días grises. Practca la disciplina y la obediencia hasta que llegue la respuesta, porque lo hará.
“No me he ido niño. Estoy aquí, siempre. Descansa en mí, en confianza. Todo en tu vida está siendo guiado y planeado, cada detalle. Lo sé, y me importa. Las cosas se están resolviendo lo más rápido posible para su mayor bien. Confía y se agradecido. Estoy aquí. Pronto verás y sabrás”.

Hoy, recordaré que Dios no me ha abandonado. Puedo confiar en que Dios dirige, guía, dirige y planifica en el amor cada detalle de mi vida.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós).

Reflexión del Dia: 13 de Noviembre

A todos nos gusta sentirnos cómodos. Pero hacer algo nuevo, especialmente tomar una acción para cambiar, generalmente no se siente cómodo. Se siente incomodo y extraño.
En ocasiones, la depresión y la ansiedad pueden impedirnos realizar las acciones que queremos y necesitamos tomar. No tomar estas medidas puede aumentar nuestra depresión y ansiedad, y nos sentimos aún menos motivados para actuar. Este ciclo puede mantenernos atrapados.
Si la depresión y la ansiedad son tan graves que le impiden tomar medidas para vivir su vida, es posible que necesite buscar ayuda profesional y que tenga esos problemas bajo control. Eso en sí mismo es tomar acción.

(Melody Beattie).

Meditación 13 de Noviembre … Deje de “armar casos”

No tienes que construir un gran drama en tu vida. Es posible que tengamos que terminar una relación o explorar una carrera. En lugar de simplemente decir: Esto es lo que voy a hacer, construimos un caso.
Como un abogado que se prepara para ir a la corte, preparamos nuestros argumentos. Tomamos un sentimiento y construimos un documento de cien páginas a su alrededor, preparado para luchar contra nuestro caso.
Puede construir casos si lo desea. Pero, por lo general, hay un sentimiento oculto debajo de todo ese caso de construcción que está pidiendo ser despejado. Podría ser un matiz de culpa o miedo. O simplemente podría ser la creencia de que no está bien expresarnos claramente, decirnos cómo se siente y hacer lo que tenemos que hacer para cuidarnos.
Deja ir el drama. Solo diga lo que necesita y cómo se siente.
Se tan simple y claro como puedas para expresarte. Si te encuentras construyendo un caso o creando una gran escena dramática, tómate un momento. ¿Por qué estás haciendo tanto alboroto?

“Dios, ayúdame a mantenerlo simple, especialmente cuando se trata de expresarme.”

(Melody Beattie de su Libro Mas del Lenguaje del Adiós).

Reflexión del Dia: 12 de Noviembre

Hay momentos en los que simplemente no sabemos qué hacer o dónde ir, a continuación. A veces estos períodos son breves, a veces persistentes. Podemos pasar estos tiempos. Podemos confiar en nuestro programa y las disciplinas de recuperación. Podemos hacer frente al uso de nuestra Fe, otras personas y nuestros recursos.
Acepta la incertidumbre. No siempre tenemos que saber qué hacer o dónde ir después. No siempre tenemos una dirección clara. Negarse a aceptar la inacción y el limbo empeora las cosas.
Está bien estar temporalmente sin dirección. Diga “No sé”, y siéntase cómodo con eso. No tenemos que tratar de forzar la sabiduría, el conocimiento o la claridad cuando no hay ninguno.
La claridad vendrá. El siguiente paso se presentará. La indecisión, la inactividad y la falta de dirección no durarán para siempre.

(Melody Beattie).

Meditación 12 de Noviembre… El momento preciso

Espera hasta que sea el momento. Es contraproducente posponer o diferir las cosas; también es contraproducente actuar demasiado pronto, antes de que haya llegado el momento.
A veces nos llenamos de pánico y emprendemos una acción por miedo. A veces emprendemos una acción fuera de tiempo por venganza o porque queremos castigar a alguien. Actuamos o hablamos demasiado pronto a modo de controlar o de forzar a alguien a la acción. A veces emprendemos una acción demasiado pronto para aliviar sentimientos de incomodidad o de ansiedad acerca de como resultara una situación.
Una acción que se emprenda demasiado pronto puede ser tan ineficaz como otra que se emprenda demasiado tarde. Puede salirnos “el tiro por la culata” y provocar mas problemas de los que resuelva. Por lo general, si esperamos hasta que sea el momento preciso -a veces tan solo cuestión de minutos o de horas- la incomodidad se disipa y se nos da la fuerza para cumplir lo que necesitábamos hacer.
En la recuperación estamos aprendiendo a ser eficaces.
Nuestras respuestas vendrán. Nuestra guía vendrá, Reza. Confía. Espera. Deja ir. Se nos esta conduciendo. Se nos esta guiando.

“Hoy dejare ir mi necesidad de controlar esperando hasta que sea el momento preciso. Cuando así sea, emprenderé la acción”.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós).

Reflexión del Dia: 11 de Noviembre

Algunas personas lo llaman reorganización. Otros, un nuevo comienzo. La mayoría de las veces lo escucho describir de esta manera: “Suspiro. Estoy empezando de nuevo. De nuevo.”
Odio nuevos comienzos, al menos al principio. Se siente como demasiado, más de lo que puedo manejar. Me siento cansada de todos los comienzos que ya he experimentado. No quiero hacerlo una vez más.
Cuando comenzamos de nuevo, caminamos en la oscuridad, viviendo en el misterio sin una pista sobre lo que viene después. A veces podemos sentir que estamos muriendo y abrigar la sensación de una condena inminente. Eso es porque el cambio o la transformación es tan profundo que la experiencia se asemeja a una muerte.
Si la pérdida de un ser querido desencadena el comienzo, puede parecer que nuestro corazón se ha roto, pero si le decimos eso a la gente, pueden mirarnos como si estuviéramos exagerando la mano de la reina del drama. No es verdad.

(Melody Beattie).

Meditación 11 de Noviembre… Muévete de tu centro

Todo lo que tu mano encuentre que hacer, hazlo con todas tus fuerzas. (Eclesiastés 9:10).

Muévete desde tu centro.
Es una lección que aprendí en aikido. Pero es más que una lección sobre artes marciales; Es una antigua lección sobre cómo debemos vivir.
Prueba este ejercicio. Camina por la habitación deseando estar en otro lugar: en su silla, en su automóvil o con su amigo. Luego haz una actividad durante cinco minutos, como lavar los platos, concentrarse todo el tiempo en otra cosa que preferiría estar haciendo o en algo que le preocupa. Luego, regresa a donde empezaste.
Ahora, camine por la sala consciente de cada paso, presente para cada movimiento. Presta atención a dónde estás y cómo se siente cada paso. Y estar dispuesto y con la intención de estar justo donde estás. Lave los platos, preséntalos para sentir el agua caliente, el olor del jabón y cómo se siente el piso debajo de tus pies. Sé consciente. Ten la intención de lavar esos platos. Estar ahí, en ese momento en el tiempo. Ten cuidado de lavar hasta que los platos estén limpios y enjuagados hasta que estén limpios. Sé feliz y agradecido por la tarea. Dale a esa tarea tu todo.

Eso se está moviendo desde tu centro. Significa que estamos ahí, completamente presentes, enfocados y conscientes. No deseamos estar en otro lugar. Y valoramos mucho lo que estamos haciendo, sin importar el tamaño de la tarea. Cuánto más ricas se vuelven nuestras vidas cuando ponemos todo nuestro empeño en todo lo que hacemos. Los colores son más brillantes, el éxito más dulce, la pérdida más aguda y las lecciones más verdaderas.
Muévete de tu centro en todo lo que haces, incluso las tareas ordinarias y los momentos de la vida. Vierte todo tu corazón en tus relaciones. Da tus mejores ideas en el trabajo. No te preocupes. El universo tiene más de donde vinieron. Deten el automóvil a un lado de la carretera y observa la puesta de sol.
Todo lo que encuentre que hacer, hazlo con todas tus fuerzas.

“Dios, recuérdame vivir mi vida plenamente todos los días”.

(Melody Beattie de su Libro Mas del Lenguaje del Adiós).

Reflexión del Dia: 10 de Noviembre

He oído decir que nunca necesitamos hacer nada para que no se nos otorgue el poder y la fuerza para hacerlo. Es verdad.
Pero a veces para superar nuestro miedo y nerviosismo, necesitamos un pequeño impulso.
Podemos estar agradecidos por todos los empujes que la vida nos da para cambiar.

(Melody Beattie).