ACEPTACIÓN, Codependencia, conciencia, CONFIAR EN EL PODER SUPERIOR, confiar en uno mismo, cuidado de uno mismo, RECUPERACION, reparar daños, sentimientos, TERAPIA EN DOCE PASOS, voluntad divina

Meditacion 11 de Abril… El bien en el Paso Diez

El Paso 10 dice: “Continuamos haciendo un inventario personal y cuando nos equivocamos lo admitimos de inmediato”. No sugiere que ignoremos lo que es correcto en nuestra vida. Dice que seguimos haciendo un inventario personal y centrándonos en nosotros mismos.

Cuando hacemos un inventario, querremos buscar muchas cosas. Podemos buscar sentimientos que necesitan nuestra atención. Podemos buscar de nuevo una baja autoestima. Podemos buscar formas antiguas de pensar, sentir y comportarnos. Podemos buscar errores que necesitan corrección. Pero una parte fundamental de nuestro inventario puede centrarse en lo que estamos haciendo bien y en todo lo que nos rodea.
Parte de nuestra codependencia es un enfoque obsesivo sobre lo que está mal y lo que podríamos estar haciendo mal, real o imaginariamente. En recuperación, estamos aprendiendo a enfocarnos en lo que es correcto.
Mire sin miedo, con un ojo amoroso y positivo. ¿Qué hiciste hoy? ¿Te comportaste de manera diferente hoy de lo que harías hace un año? ¿Llegaste a alguien y te permitiste ser vulnerable? Puedes felicitarte por eso.
¿Tuviste un mal día pero lo resolviste con eficacia? ¿Practicaste gratitud o aceptación? ¿Tomaste un riesgo, posees tu poder o estableces un límite? ¿Te responsabilizaste de ti mismo de una manera que antes no tenías?
¿Tomaste tiempo para orar o meditar? ¿Confiaste en Dios? ¿Dejaste que alguien hiciera algo por ti?

Incluso en nuestros peores días, podemos encontrar una cosa que hicimos bien. Podemos encontrar algo con lo que sentirnos esperanzados. Podemos encontrar algo para esperar. Podemos enfocarnos de manera realista en las visiones de lo que puede ser.

“Dios, ayúdame a dejar de lado mi necesidad de permanecer inmerso en la negatividad. Puedo cambiar la energía en mí y en mi entorno de negativa a positiva. Afirmaré lo bueno hasta que se hunda y se sienta real. También me esforzaré por encontrar una cualidad que me guste de alguien más que sea importante para mí, y correré el riesgo de decírselo a él o ella”.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós-Serie de Meditaciones).

Anuncios
ACEPTACIÓN, Codependencia, conciencia, CONFIAR EN EL PODER SUPERIOR, confiar en uno mismo, cuidado de uno mismo, DÍA POR DÍA, Honestidad-Franqueza, Liberación, RECUPERACION, reparar daños, sentimientos, TERAPIA EN DOCE PASOS, voluntad divina

Meditación 9 de Marzo… Paso Ocho

Hicimos una lista de todas las personas a las que habíamos perjudicado y estuvimos dispuestos a repararlas. (PASO OCHO DE AL-ANÓN).

El Octavo Paso no está destinado a castigarnos; está destinado a liberarnos de la culpa, la ansiedad y la discordia.
Comenzamos haciendo una lista de todas las personas a las que les hemos perjudicado en nuestro viaje, ya que hemos luchado por sobrevivir. Probablemente nos hemos hecho más daño a nosotros mismos que a cualquier otra persona, así que nos colocamos primero en la lista.
A menudo, nuestra tendencia es sentirnos culpables por todo lo que hemos hecho, por todos aquellos con quienes hemos tenido contacto. Esa es la culpa no merecida. Escribir nos ayuda a aclarar si nos castigamos a nosotros mismos sin ninguna razón. Pero debemos estar abiertos a la guía a medida que trabajamos este Paso, sacando todo de nosotros y poniéndolo en papel, para que podamos ser sanados.
Una vez que hemos hecho la lista, nos esforzamos por hacer las paces con todos los que están en ella porque así es como vamos a sanar. Hacer las paces no significa sentirse culpables y avergonzados y castigarnos a nosotros mismos; significa tragarse nuestro orgullo y nuestras defensas, y hacer todo lo posible para cuidarnos a nosotros mismos. Nos preparamos para mejorar nuestra autoestima asumiendo la responsabilidad de nuestros comportamientos. Estamos dispuestos a restaurar nuestras relaciones con nosotros mismos, con los demás y con nuestro Poder Superior.

“Hoy, me abriré a un entendimiento honesto de las personas a las que les hice daño. Dios, ayúdame a soltar mis defensas y mi orgullo. Ayúdame a estar dispuesto a hacer las paces con aquellos a quienes dañé, para que pueda mejorar mis relaciones conmigo mismo y con los demás.”

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós-Serie de Meditaciones).

ACEPTACIÓN, claridad, Codependencia, conciencia, CONFIAR EN EL PODER SUPERIOR, confiar en uno mismo, cuidado de uno mismo, Honestidad-Franqueza, Liberación, merecimiento, poder interior, RECUPERACION, REFLEXIONES DIARIAS, sentimientos, TERAPIA EN DOCE PASOS, voluntad divina, vulnerabilidad

Reflexión del Dia: 9 de Marzo

Imaginémonos de pie en la playa. A lo lejos hay una isla llamada serenidad, donde existen la paz, la felicidad y la libertad de esa desesperación que son el alcoholismo y otros problemas. En verdad queremos llegar a esa isla, pero tenemos que encontrar una manera de cruzar el agua, ese enorme vacío que existe entre nosotros y el lugar a donde queremos ir. Tenemos dos opciones. En el agua está un barco crucero que se ve realmente fino y agradable. Se llama tratamiento, terapia. Cerca de él, en la playa, está sentado un grupo de personas de apariencia extraña. Parecen estar remando arriba de un bote, pero no vemos ningún bote, y tampoco vemos los remos. Vemos tan sólo a esta gente feliz sentada en la playa, remando en un bote invisible con remos invisibles, El bote invisible se llama Al-Anón (o AA O cualquier otro Programa de Doce Pasos).
El barco crucero toca su sirena, llamándonos a subir a bordo para la travesía de tratamiento y terapia. Podemos ver a la gente a bordo: están felices y nos hacen gestos de saludo con las manos. Y luego estas gentes raras están gritándonos para que nos les unamos a su bote invisible.
¿Escogeremos el crucero, o el bote invisible? Desde luego, nos subiremos al crucero, al barco de lujo. Lo siguiente de que tenemos noticia es que nos dirigimos a la isla de la felicidad.
El problema se da a medio camino. El barco crucero se detiene, se da la vuelta y se regresa a la playa en la cual comenzó el viaje. Entonces el capitán ordena que todos nos bajemos del barco. Cuando le preguntamos: “¿Por qué?”, nos dice: “Nuestro crucero sólo llega hasta allí, a única forma en que alguna vez podrán llegar a la isla es subiéndose al bote invisible (llamado Al-Anón)”. De modo que nos encogemos de hombros y caminamos hacia a gente que se encuentra en el bote. “¡Súbanse!”, nos gritan. “¡No vemos ningún bote al que nos podamos subir!”, les gritamos nosotros a la vez. “Súbanse de todas maneras”, nos dicen. De modo que nos subimos, y muy pronto nos dicen: “Cojan un remo y empiecen a remar (a trabajar los pasos)”. No vemos ningunos remos”, les respondemos. “De todas maneras, ¡cójanlos y comiencen a remar!” Así que tomamos unos remos invisibles y empezamos a remar, y muy pronto vemos el bote. Antes de que nos demos cuenta, vemos los remos también. De lo siguiente que nos damos cuenta es de que estamos tan felices remando en bote con esa gente que nos parecía tan rara, que ya no nos importa llegar al otro lado.
(Clancy Imislund).

(Melody Beattie de su Libro Ya No Seas Codependiente).

desapego de chopra1

AUTOESTIMA, claridad, Codependencia, conciencia, CONFIAR EN EL PODER SUPERIOR, confiar en uno mismo, cuidado de uno mismo, DESAPEGO, GRATITUD, Liberación, RECUPERACION, sentimientos, SOLTAR, TERAPIA EN DOCE PASOS, vulnerabilidad

Meditación 26 de Febrero… Responsabilidad de los miembros de la familia

Todavía puedo recordar a mi madre agarrando su corazón, amenazando con tener un ataque al corazón y morir, y culpándome a mí. (Anónimo).

Para algunos de nosotros, la idea de que éramos responsables de los sentimientos de otras personas tenía sus raíces en la infancia y fue establecida por miembros de nuestra familia nuclear. Puede que nos hayan dicho que hicimos que nuestra madre o padre se sintieran miserables, lo que nos llevó directamente a la idea de que también éramos responsables de hacerlos felices. La idea de que somos responsables de la felicidad o la miseria de nuestros padres puede inculcar sentimientos exagerados de poder y culpa en nosotros.
No tenemos este tipo de poder sobre nuestros padres, sobre sus sentimientos o sobre el curso de sus vidas. No tenemos que permitirles tener este tipo de poder sobre nosotros.
Nuestros padres hicieron lo mejor que pudieron. Pero todavía no tenemos que aceptar una creencia de ellos que no sea una creencia sana. Pueden ser nuestros padres, pero no siempre tienen la razón. Pueden ser nuestros padres, pero sus creencias y comportamientos no siempre son saludables y nos convienen.
Somos libres de examinar y elegir nuestras creencias.
Deja ir la culpa. Dejar ir los sentimientos de responsabilidad excesivos e inapropiados hacia los padres y otros miembros de la familia. No tenemos que permitir que sus creencias destructivas nos controlen, nuestros sentimientos, nuestros comportamientos o nuestra vida.

“Hoy comenzaré el proceso de liberarme de las creencias contraproducentes que mis padres me transmitieron. Buscaré ideas y límites apropiados sobre cuánto poder y cuánta responsabilidad puedo tener realmente en mi relación con mis padres”.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós-Serie de Meditaciones).

ACEPTACIÓN, Codependencia, Codependientes Anónimos (CoDa), conciencia, CONFIAR EN EL PODER SUPERIOR, confiar en uno mismo, cuidado de uno mismo, DÍA POR DÍA, Honestidad-Franqueza, Liberación, poder interior, RECUPERACION, REFLEXIONES DIARIAS, relaciones sanas, sentimientos, TERAPIA EN DOCE PASOS, vivir en el momento presente, voluntad divina, vulnerabilidad

Reflexión del Dia: 24 de Febrero

La mayoría de nosotros empezamos a hacer estas cosas por la necesidad de protegernos a nosotros mismos y de satisfacer nuestras necesidades. Hicimos, sentimos y pensamos estas cosas para sobrevivir – emocional, mental y a veces físicamente-. Tratamos de entender y de contender con nuestros complejos mundos de la mejor manera. No siempre es fácil vivir con personas sanas y normales. Pero es particularmente difícil vivir con personas enfermas, atribuladas o perturbadas. Es horrible tener que vivir con un alcohólico delirante. Muchos de nosotros nos las hemos tenido que ver con circunstancias indignantes, y estos esfuerzos han sido tan admirables como heroicos. Hemos hecho lo mejor que hemos podido.
Sin embargo, estos recursos de autoprotección ya no nos resultan útiles. En ocasiones, las cosas que hacemos para protegernos se vuelven contra nosotros y nos lastiman. Se vuelven autodestructivas. Muchos codependientes apenas logran sobrevivir, y la mayoría no satisface sus necesidades.
¿Podremos cambiar? ¿Podremos aprender conductas más sanas? No sé si se pueda enseñar la salud mental, emocional y espiritual, pero podemos ser inspirados y alentados. Podemos aprender a hacer las cosas de otra manera. Podemos cambiar. Creo que la mayoría de la gente quiere estar sana y vivir sus vidas lo mejor posible. Pero muchos de nosotros no sabemos que está bien hacer las cosas de otra manera.
Muchos de nosotros ni siquiera sabemos qué es lo que hemos estado haciendo que no ha funcionado. La mayoría de nosotros hemos estado tan ocupados respondiendo a los problemas de otras personas que no hemos tenido tiempo para identificar y mucho menos para ocuparnos de nuestros propios problemas.
Muchos profesionales dicen que el primer paso hacia el cambio es tomar conciencia. El segundo paso es la aceptación.

(Melody Beattie de su Libro Ya No Seas Codependiente).

desapego de chopra1

ACEPTACIÓN, AUTOESTIMA, claridad, Codependencia, conciencia, CONFIAR EN EL PODER SUPERIOR, confiar en uno mismo, cuidado de uno mismo, Liberación, merecimiento, RECUPERACION, sentimientos, SOLTAR, TERAPIA EN DOCE PASOS, voluntad divina, vulnerabilidad

Meditación 20 de Febrero… Dejar ir la verguenza

La vergüenza es ese sentimiento oscuro y poderoso que nos detiene. Sí, la vergüenza puede evitar que actuemos de manera inapropiada. Pero muchos de nosotros hemos aprendido a atribuir vergüenza a las conductas saludables que nos convengan.
En las familias disfuncionales, la vergüenza se puede etiquetar con comportamientos saludables, como hablar sobre los sentimientos, tomar decisiones, cuidarnos, divertirnos, tener éxito o incluso sentirnos bien con nosotros mismos.
La vergüenza puede haber estado ligada a pedir lo que queremos y necesitamos, a comunicarnos directa y honestamente, y a dar y recibir amor.
A veces la vergüenza se disfraza de miedo, rabia, indiferencia o necesidad de correr y esconderse, escribió Stephanie E. Pero si se siente oscuro y nos hace sentir mal por ser quienes somos, probablemente sea una pena.
En recuperación, estamos aprendiendo a identificar la vergüenza. Cuando podamos reconocerlo, podremos comenzar a soltarlo. Podemos amarnos y aceptarnos a nosotros mismos, comenzando ahora.
Tenemos derecho a estar, estar aquí y ser lo que somos. Y no tenemos que dejar que la vergüenza nos diga algo diferente.

“Hoy, atacaré y conquistaré la vergüenza en mi vida.”

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós).

ACEPTACIÓN, AUTOESTIMA, Codependencia, conciencia, CONFIAR EN EL PODER SUPERIOR, confiar en uno mismo, cuidado de uno mismo, GRATITUD, poder interior, RECUPERACION, sentimientos, SOMETIMIENTO, TERAPIA EN DOCE PASOS, voluntad divina

Meditación 19 de Febrero… Di gracias por la ayuda

Hay tantas charlas de hágalo usted mismo. Mucha charla de autoayuda.
¡La curación es un regalo!
Sí, participamos en nuestros regalos.Si nos estamos recuperando de la dependencia química, vamos a nuestras reuniones y trabajamos los Pasos. Lo mismo es cierto si nos estamos recuperando de la codependencia u otros problemas que podríamos enfrentar.
Nos paramos en cada entrada y protestamos, “No quiero esto. No quiero el problema No quiero la curación.” Quiero recuperar mi vida, tal como era, o como lo imaginé. “Y resistimos y luchamos, pero los cambios caen sobre nosotros de todos modos.”
Hacemos nuestra parte, lo que sea que eso signifique para nosotros, cada día. Poco a poco, el próximo paso se vuelve claro. Una curación comienza a establecerse en nuestras vidas.
Recibimos nuestros medallones por el número de días que hemos permanecido derecho o ido a Al-Anón. O pasamos por unas vacaciones importantes sin derrumbarse y llorar, porque nos centramos en quién está allí, en lugar de quién no está allí.
Podemos sentirnos bien con las cosas que hemos hecho, la parte que hemos desempeñado en el cuidado de nuestras vidas. Pero recuerda, la curación es un regalo. También lo es el amor También lo es el éxito. Siéntete bien haciendo tu parte para ayudarte a sí mismo. Pero un gentil gracias también puede estar en orden.

“¡Gracias Dios!”</strong

(Melody Beattie de su Libro Mas del Lenguaje del Adiós).