¡Orando… Sanando !

Para recuperarse de la Codependencia debe asistirse a un Terapia en Doce Pasos, un programa espiritual por medio del cual nos volvemos conscientes del modo en que nuestro esfuerzo por solucionar nuestros problemas de una forma desadaptativa ha generado a su vez nuevos problemas. Aprendemos a confiar en Dios, tal y como nosotros lo entendamos, y en nuestro grupo de doce pasos, como nunca, fuimos capaces de hacerlo con nuestros propios padres. Durante el desarrollo de ese CAMBIO personal, nos compenetramos en la relación con Dios, cedemos el poder de transformarnos internamente a un Ser Superior a nosotros, de allí que presente una serie de Oraciones y Fragmentos Bíblicos que pueden fortalecer ese compromiso que se adquiere para Sanar esta Adicción. ¡Solos no podemos, necesitamos apoyarnos en Dios y en los otros!

Oración por la Serenidad:

Dios, dame la serenidad de aceptar las cosas que no puedo cambiar;
Valor para cambiar las cosas que puedo; y sabiduría para conocer la diferencia.
Viviendo un día a la vez;
Disfrutando un momento a la vez;
Aceptando dificultades como el camino a la paz;
Aceptando, como hizo Él, este mundo pecador tal como es, no como yo lo tendría;
Confiando que Él hará bien todas las cosas si yo me rindo a Su voluntad;
Que yo sea razonablemente feliz en esta vida y sumamente feliz con Él Para siempre en la próxima.
Amen.!

Oración contra los Apegos y Obsesiones:

Dios mio, tu eres el importante. Tu, el infinito, que todo lo sostienes con tu gran poder. Si tu te apartaras de mi, yo me esfumaría como el vapor.
Creo en ti, espero en ti, te amo. Solo tu mereces la adoración del corazón humano y solo ante ti debo postrarme. Solo tu eres el Señor, glorioso, con una hermosura que ni siquiera se puede imaginar.
Por eso Señor, no permitas que yo adore cualquier cosa como si fuera un dios, porque ningún ser y nada de este mundo vale tanto.
Enséñame a descubrir mi dignidad, porque soy infinitamente amado por ti, para que no me arrastre detrás de cosas de este mundo ni me convierta en esclavo de posesiones ni de afectos. No permitas que las obsesiones me quiten la alegría.
Sana mis sentimientos de insatisfacción para que alcance una verdadera libertad interior. Enséñame a gozar de las cosas buenas sin necesidad de poseerlas o de aferrarme a ellas.
Te reconozco a ti como mi único dueño, el único Señor de mi vida. No permitas que pierda la Serenidad cuando algo se acabe; no dejes que me llene de angustias por temor a perder algo.
Solo abandonándome a ti podre sanar mis angustias, sabiendo que nada es absoluto. Solo Tu.
Señor mio, dame un corazón humilde y libre, que no este atado a las vanidades, reconocimientos, aplausos. Dame un corazón simple que sea capaz de darlo todo, pero dejándote a ti la gloria y el honor.
Derrama en mi tu gracia para que pueda vivir desprendido de los frutos de mis esfuerzos, para que en mi trabajo busque sobre todo tu gloria, sin obsesionarme esperando determinados resultados.
Dame ese desprendimiento Señor, liberame del orgullo, para que pueda trabajar intensamente, pero con la santa paz y la inmensa felicidad de un corazón desprendido.
Te entrego todos mis deseos, todos mis sueños, todas mis necesidades. Colma mi interior insatisfecho como tu quieras. Ya no quiero empecinarme en lograr la felicidad a mi modo y prefiero confiar en tu amor, que me dará lo que necesito de la manera mas conveniente.
Te entrego Señor, todo lo que tengo y todo lo que estoy viviendo. Te doy gracias por lo que me estas regalando y lo disfruto con gozo. Te lo entrego todo para que acabe cuando tenga que acabar.
Y te proclamo a ti, Jesús, como único Señor y dueño de todas mis cosas, de todo lo que vivo, de todo lo que soy y de todo mi futuro. Me darás la felicidad que necesito porque confió en tu Amor. ¡Amen!

(Víctor Manuel Fernandez).

Efusión al Espíritu Santo (Una Nueva Vida):

Espíritu Santo de Dios,
ven en mi auxilio y enséñame a orar.
Derrámate en mi corazón y conviérteme.
Ven a reparar en mí las heridas del pecado.
Dame la gracia de perdonar de corazón a mis hermanos
e inúndame con tu paz.
Unifica todo mi ser,
ven a poner orden en todas mis cosas
para que todo en mi vida responda a la voluntad de Dios.
Dame docilidad para seguir tus inspiraciones
y fortaleza para resistir las tentaciones.
Sana toda mi historia y pon tu consuelo allí donde faltó.
Colma de tu amor cada momento de mi historia.
Ayúdame a vivir en la Presencia de Jesús
y bajo el amparo de María, mi Madre Celestial.
Amén.!

Salmo 121:

Levanto mis ojos a los montes;
¿de dónde vendrá mi socorro?
Mi socorro viene del Señor,
que hizo los cielos y la tierra.
No permitirá que resbale tu pie,
ni se dormirá el que te guarda.
He aquí, el que guarda a Israel
no se adormecerá ni dormirá.
El Señor es tu guardián,
el Señor es tu sombra a tu diestra.
El sol no te hará daño de día,
ni la luna de noche.
El Señor te guardará de todo mal;
él guardará tu vida.
El Señor guardará tu salida y tu entrada,
desde ahora y para siempre.

Salmo 23:

El Señor es mi pastor, nada me falta.
En prados de hierba fresca me hace reposar,
me conduce junto a fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas.
Me guía por el camino justo,
haciendo honor a su Nombre.
Aunque pase por un valle tenebroso,
ningún mal temeré,
porque Tú estás conmigo.
Tu vara y tu cayado me dan seguridad.
Me preparas un banquete
en frente de mis enemigos,
perfumas con ungüento mi cabeza
y mi copa rebosa.
Tu amor y tu bondad me acompañan
todos los días de mi vida;
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término.

Lucas 15, 11-24 (Parábola del hijo prodigo):

11 »Un hombre tenía dos hijos —continuó Jesús—. 12 El menor de ellos le dijo a su padre: “Papá, dame lo que me toca de la herencia.” Así que el padre repartió sus bienes entre los dos. 13 Poco después el hijo menor juntó todo lo que tenía y se fue a un país lejano; allí vivió desenfrenadamente y derrochó su herencia. 14 »Cuando ya lo había gastado todo, sobrevino una gran escasez en la región, y él comenzó a pasar necesidad. 15 Así que fue y consiguió empleo con un ciudadano de aquel país, quien lo mandó a sus campos a cuidar cerdos. 16 Tanta hambre tenía que hubiera querido llenarse el estómago con la comida que daban a los cerdos, pero aun así nadie le daba nada. 17 Por fin recapacitó y se dijo: “¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen comida de sobra, y yo aquí me muero de hambre! 18 Tengo que volver a mi padre y decirle: Papá, he pecado contra el cielo y contra ti. 19 Ya no merezco que se me llame tu hijo; trátame como si fuera uno de tus jornaleros.” 20 Así que emprendió el viaje y se fue a su padre. »Todavía estaba lejos cuando su padre lo vio y se compadeció de él; salió corriendo a su encuentro, lo abrazó y lo besó. 21 El joven le dijo: “Papá, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no merezco que se me llame tu hijo.”[a] 22 Pero el padre ordenó a sus *siervos: “¡Pronto! Traigan la mejor ropa para vestirlo. Pónganle también un anillo en el dedo y sandalias en los pies. 23 Traigan el ternero más gordo y mátenlo para celebrar un banquete. 24 Porque este hijo mío estaba muerto, pero ahora ha vuelto a la vida; se había perdido, pero ya lo hemos encontrado.” Así que empezaron a hacer fiesta.

Romanos 7,15-24 (Hago lo que no quiero y no hago lo que quiero).

15 Porque lo que hago, no lo entiendo; porque no practico lo que quiero hacer, sino que lo que aborrezco, eso hago. 16 Y si lo que no quiero hacer, eso hago, estoy de acuerdo con la ley, reconociendo que es buena. 17 Así que ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí. 18 Porque yo sé que en mí, es decir, en mi carne, no habita nada bueno; porque el querer está presente en mí, pero el hacer el bien, no. 19 Pues no hago el bien que deseo, sino que el mal que no quiero, eso practico. 20 Y si lo que no quiero hacer, eso hago, ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí. 21 Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo la ley de que el mal está presente en mí. 22 Porque en el hombre interior me deleito con la ley de Dios, 23 pero veo otra ley en los miembros de mi cuerpo que hace guerra contra la ley de mi mente, y me hace prisionero de la ley del pecado que está en mis miembros. 24 ¡Miserable de mí! ¿Quién me libertará de este cuerpo de muerte?

NuestroAmadoJess

Romanos 8,1-17 (El Espíritu nos da Vida):

1 Así pues, ahora no hay ya ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, 2 porque la ley del Espíritu que da vida en Cristo Jesús te ha liberado de la ley del pecado y de la muerte. 3 Porque Dios ha hecho lo que no pudo hacer la ley de Moisés, que era incapaz de hacerlo a causa de la debilidad humana: Dios envió a su Hijo en la misma débil condición del hombre pecador y como sacrificio por el pecado, para de este modo condenar al pecado en la propia debilidad de nuestra condición. 4 Y lo hizo para que podamos cumplir lo que la ley exige, pues ya no vivimos conforme a la naturaleza del hombre pecador sino conforme al Espíritu.
5 Los que viven conforme a lo débil de la condición humana se preocupan solo de las cosas humanas;g pero los que viven conforme al Espíritu se preocupan de las cosas del Espíritu. 6 Ahora bien, preocuparse solo de lo que es humano lleva a la muerte; en cambio, preocuparse de las cosas del Espíritu lleva a la vida y la paz. 7 Los que se preocupan solo de las cosas humanas son enemigos de Dios, porque ni quieren ni pueden someterse a su ley. 8 Por eso, los que viven sometidos a los deseos de la débil condición humana no pueden agradar a Dios.
9 Pero vosotros ya no vivís conforme a tales deseos, sino conforme al Espíritu, si es que realmente el Espíritu de Dios vive en vosotros. El que no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo. 10 Pero si Cristo vive en vosotros, el espíritu vive porque Dios os ha hecho justos, aun cuando el cuerpo esté destinado a la muerte por causa del pecado. 11 Y si el Espíritu de aquel que resucitó a Jesús vive en vosotros, el mismo que resucitó a Cristo dará nueva vida a vuestros cuerpos mortales por medio del Espíritu de Dios que vive en vosotros. 12 Así pues, hermanos, tenemos un deber, que no es el de vivir conforme a los deseos de la débil condición humana. 13 Porque si vivís conforme a esos deseos, moriréis; pero si los hacéis morir por medio del Espíritu, viviréis. 14 Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. 15 Pues no habéis recibido un espíritu de esclavitud que os lleve otra vez a tener miedo, sino el Espíritu que os hace hijos de Dios. Por este Espíritu nos dirigimos a Dios, diciendo: “¡Abbá!, ¡Padre!” . 16 Este Espíritu es el mismo que se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios. 17 Y por ser sus hijos tendremos también parte en la herencia que Dios nos ha prometido, la cual compartiremos con Cristo, si en verdad sufrimos con él para después estar con él en su gloria.

Isaias 58, 9-12 (El ayuno que agrada a Dios):

9 Entonces invocarás, y el Señor responderá; clamarás, y El dirá: “Heme aquí.” Si quitas de en medio de ti el yugo, el amenazar con el dedo y el hablar iniquidad, 10 y si te ofreces al hambriento, y sacias el deseo del afligido, entonces surgirá tu luz en las tinieblas, y tu oscuridad será como el mediodía. 11 Y el Señor te guiará continuamente, saciará tu deseo en los lugares áridos y dará vigor a tus huesos; serás como huerto regado y como manantial cuyas aguas nunca faltan. 12 Y los tuyos reedificarán las ruinas antiguas; levantarás los cimientos de generaciones pasadas, y te llamarán reparador de brechas, restaurador de calles donde habitar.

1 Pedro 5:6-11 (La Perseverancia):

6 Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; 7 echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. 8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; 9 al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo. 10 Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. 11 A él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.!

Mateo 6:1-15 (El Padre Nuestro):

1 Mirad que no hagáis vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos: de otra manera no tendréis merced de vuestro Padre que está en los cielos. 2 Cuando pues haces limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las plazas, para ser estimados de los hombres: de cierto os digo, que ya tienen su recompensa. 3 Mas cuando tú haces limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha; 4 Para que sea tu limosna en secreto: y tu Padre que ve en secreto, él te recompensará en público. 5 Y cuando oras, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en las sinagogas, y en los cantones de las calles en pie, para ser vistos de los hombres: de cierto os digo, que ya tienen su pago. 6 Mas tú, cuando oras, éntrate en tu cámara, y cerrada tu puerta, ora á tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en secreto, te recompensará en público. 7 Y orando, no seáis prolijos, como los Gentiles; que piensan que por su parlería serán oídos. 8 No os hagáis, pues, semejantes á ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis. 9 Vosotros pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. 10 Venga tu reino. Sea hecha tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. 11 Danos hoy nuestro pan cotidiano. 12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos á nuestros deudores. 13 Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal: porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén. 14 Porque si perdonareis á los hombres sus ofensas, os perdonará también á vosotros vuestro Padre celestial. 15 Mas si no perdonareis á los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

Mateo 5:13-16 (Sal y Luz de la Tierra):

La sal de la Tierra: 13 Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

La luz del mundo: 14 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. 15 Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa.
16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre.

Finalmente, al ceder poder externo a Dios y a nuestro grupo ganamos poder interno para efectuar cambios en nuestras propia vidas. Esta continua siendo una de las paradojas del programa o terapia en doce pasos de CoDA.

386466_265256680201743_100001522406129_705351_1860121647_n

31 Replies to “¡Orando… Sanando !”

  1. Sin palabras ,todo lo que me envian es una Verdadera Bendicion de Dios,les estoy muy agradecido por haber llegado a mi. A veces sus articulos bellisimos me emocinan hasta las lagrimas y siempre son n de una ensenianza sin limites. No dejo de Bendecir su Gran Obra de amor que realizan por todos nosotros. GRACIAS MIL.

  2. estoy pasando un momento muy difícil,encontrar esta pagina me ha hecho ver las cosas de diferente manera y darme fuerza para salir de esta codependencia…MUCHAS GRACIAS

    1. Hola Patoga. Gracias por leer mi blog. Me permito recomendarte accedas a algún Grupo de Apoyo CoDA en tu localidad, así te sentirías “ocupándote” de las diversas situaciones difíciles por las que atraviesas actualmente. El Camino hacia la recuperación es laborioso, doloroso; pero LIBERADOR, decídete a asumirlo; los resultados serán maravillosos para tu vida. ¡Bendiciones para Ti, indistintamente de lo que decidas!

  3. Gracias por haber puesto esta pagina voy aprender mucho y sobre todo por mi por aprender a perdonarme y llenarme de alegria y energia y paz mil gracias muchas bendiciones

    1. Hola Teodoro. La tristeza es un mal espiritual, que puede ser transformada poco a poco en alegría y deseos de vivir a plenitud. Busca las causas de esa tristeza, luego atrévete a pedir y aceptar ayuda de personas que sabes te aman de verdad, y de ser necesario, de profesionales que te den las herramientas para lograr tu cambio interior. Aferrate al poder Superior que yace en Ti, Sanaras porque Dios nos ama a todos de manera incondicional, solo tenemos que convencernos de ello.

  4. ¡Orando y dejando que Dios sea Él en tu vida! ¡Todo cambia! En un año mi Dios me ha cambiado. Yo viví mucha violencia y ahora voy sanando poco a poco…Me amo y merezco ser amada. Bendiciones

    1. Miriam lo que expresas tiene tanto Poder porque la recuperación de nuestra Alma pasa por un proceso de Fe y de creer firmemente que un Dios, sea cual sea la percepción que se tenga de El, obra en nuestras vidas, llevándonos hacia el camino que nos libera, nos limpia y nos llena de alegría, felicidad, con una profunda serenidad y sosiego interior. ¡Dios nos acompaña siempre!

  5. Soy adicto al sexo.. creo en él como una gran fuerza de amor y de liberación. Creo en el amor sin ataduras. Desinteresado. Me gusta la práctica del sexo tantrico. Esto es malo para el desarrollo espiritual???

    1. Hola Buscador de Luz. Creo que nada es malo, siempre que no te hagas obsesivo – compulsivo a esa droga, persona, o lo que sea. Si te declaras ADICTO es porque no puedes soltar esa obsesión. Revisa tus deseos, emociones, y creencias; así sabrás ciertamente cuanto te limita o favorece que alcances la LIBERTAD PLENA. Recuerda: ¡Dios siempre esta con nosotros, sea cual sea nuestra concepción de divinidad!.

  6. En este momento estoy pasando cosas dificiles en mi vida, cada dia leo esta pagina y trato de vivir solo por hoy y liberarme de la codependecia, esto me ayuda a saber que no estoy sola y que hay personas que se sienten como yo, esta pagina me ha ayudado mucho gracias.

  7. ya no quiero ser dependiente de un hombre ni mucho menos de una ralacion enefermiza, pero tampoco seguir concibiendo un DIOS castigador en mi vida , quiero liberarme de esas cargas .

    1. Solamente tu puedes “liberarte”. Repiensa la concepción que tienes de ese Ser Superior, veras que te da “libre albedrío” para que tu actúes en tu vida como creas que debas hacerlo. ¡Orar libera y sana! Hazlo con FE y cada día lo sentirás así.

  8. Hola un saludo felicitarle por su pagina bellas imágenes y hermosas reflexiones me encuentro en California practicando la reparación de daños después de 8 años de no convivir con mis hijas y su madre de la cual me divorcie hace 9 años a Dios gracias encontré su pagina al principio no ha sido nada fácil convivir con mis hijas mas creo Dios esta haciendo por mi lo que yo a veces no puedo claro puse mi voluntad para venir a este país y sanar esas heridas del pasado mirar las sonrisas de mis hijas y su madre ha sido un verdadero regalo de Dios bendiciones animoooooo

  9. Me encanto porque la espiritualidad y la confianza en un ser superior salvo mi vida y estoy en sus manos. No hay nada mejor q sentirse amado por alguien que no te pide nada a cambio, al final de cuentas EL nos da todo. Solo quiere que seamos felices y q cumplamos sus mandamientos. Y se resumen en Amar a Dios sobre TODAS las cosas y al projimo como a TI MISMO ( nunca mas que a ti mismo )

  10. Gracias por crear esta pagina como codependiente despues de un largo recorrido sufriendo por depender de quien no debia, en vez de depender de un poder superior a quien yo llamo Dios . He encontrado lo mas hermoso en esta pagina, me viene como anillo al dedo muy inspiradora, la recomiendo y te felicito, gracias.

    1. America agradecidisima por tus conceptos para con esta pagina: soy una asidua lectora de la literatura sobre los apegos, entre ellos la codependencia, de allí sentí la necesidad de crear este espacio. He sentido como las personas acuden a las lecturas de los temas que trato, dan sugerencias, participan en los foros haciendo aportes significativos. Este lugar ya dejo de ser mio para ser de quienes lo leen. Gracias por comentar y recomendarla a otros. Si algo me inspira, lo traigo y comparto con todos ustedes. ¡Dios nos bendiga siempre!

  11. hola me encontre estos temas y me gusto mucho estoy pasando por un momento dificil con mi hijo y se que esto me va a ayudar a seguir luchando con el amor de adaios

    1. Que hermoso lo que he leido, estoy pasando por apegos que han desgraciado mi vida, pero.ya asisto a un grupo de 12 pasos y leo sus artículos , hoy este que estoy leyendo es un bálsamo para mi alma, gracias por compartir que Dios los bendiga

  12. Hola, gracias a Dios y al poder de Su amor, el camino a la sanidad depende de dos tú y Él….Él es mi fortaleza, es mi pronto auxilio y es mi Paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s