Meditación 16 de Febrero… Pensamientos Curativos

Piensa pensamientos curativos.
Cuando sienta enojo o resentimiento, pídale a Dios que lo ayude a sentirlo, aprenda de él y luego libérelo. Pídele que bendiga a aquellos a quienes sientas enojo.
Pídele que te bendiga también.
Cuando sientas miedo, pídele que te lo quite. Cuando sientas miseria, fuerza la gratitud. Cuando se sienta privado, sepa que hay suficiente.
Cuando te sientas avergonzado, asegúrate de que quien eres está bien. Eres lo suficientemente bueno.
Cuando dude de su tiempo o de su posición actual en la vida, asegúrese de que todo está bien; estás justo donde debes estar. Asegúrate de que otros también lo están.
Cuando reflexione sobre el futuro, dígase a sí mismo que será bueno. Cuando miras al pasado, renuncias al arrepentimiento.
Cuando note problemas, afirme que habrá una solución oportuna y un regalo del problema.
Cuando te resistas a los sentimientos o pensamientos, practica la aceptación.
Cuando sientas incomodidad, debes saber que pasará. Cuando identifique un deseo o una necesidad, cuéntese a sí mismo que se cumplirá.
Cuando te preocupes por las personas que amas, pídele a Dios que las proteja y cuide de ellas. Cuando te preocupes por ti mismo, pídele que haga lo mismo.
Cuando piensas en los demás, piensa en el amor. Cuando piensas en ti mismo, piensa en el amor.
Luego mira tus pensamientos transformar la realidad.

“Hoy, pensaré pensamientos curativos.”

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós-Meditaciones para Codependientes).

Anuncios

Meditación 15 de Febrero… Límites saludables

Los límites son vitales para la recuperación. Tener y establecer límites saludables está conectado a todas las fases de la recuperación: crecer en autoestima, lidiar con los sentimientos y aprender a amarnos y valorarnos de verdad.
Los límites emergen desde lo más profundo. Están conectados a dejar de lado la culpa y la vergüenza, y a cambiar nuestras creencias sobre lo que merecemos. A medida que nuestro pensamiento sobre esto se aclare, también lo harán nuestros límites.
Los límites también están conectados a un tiempo más alto que el nuestro. Estableceremos un límite cuando estemos listos, y no un momento antes. Así lo harán los demás.

Hay algo mágico en alcanzar ese punto de estar listo para establecer un límite. Sabemos que queremos decir lo que decimos; otros también nos toman en serio. Las cosas cambian, no porque estamos controlando a otros, sino porque hemos cambiado.

“Hoy, confiaré en que aprenderé, creceré y estableceré los límites que necesito en mi vida a mi propio ritmo. Este momento solo tiene que ser correcto para mí”.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós-Serie de Meditaciones).

Meditación 14 de Febrero… Desacelera y suelta

Hace un tiempo, en un viaje por la costa de California, traté de llamar a casa solo para descubrir que las baterías de mi teléfono celular se habían agotado. Me preocupé. ¿Qué pasa si alguien necesita ponerse en contacto conmigo? ¿Y si hubiera un problema con la casa? ¿Qué pasa si mi familia no pudo encontrarme y se preocupó?
Pasé la salida a la playa que siempre había querido ver.
Me obsesioné un poco más.
Me detuve para desayunar en un restaurante con vista al Océano Pacífico. Le pregunté si tenían un teléfono público. No lo hicieron. Apenas noté la impresionante vista, el olor o el sonido de las olas, y no recuerdo haber comido mis huevos y tostadas.
Dejo de ver cosas hasta otro viaje; Tomé la autopista y llegué a casa temprano.
Cuando llegué a casa, no había mensajes. Nadie me había necesitado; nadie había sido consciente de que me había ido. Pero me había perdido los tesoros del viaje. Había pasado tanto tiempo obsesionada, que apenas podía recordar dónde había estado.
¿Te estás perdiendo la maravilla de tu viaje porque tienes demasiada prisa? Déjalo ir. Respira profundamente. Mientras esté realizando el viaje, también puede relajarse y disfrutar del viaje.

“Dios, ayúdame a disfrutar donde estoy ahora”.

(Melody Beattie de su Libro Mas del Lenguaje del Adiós).

Meditación 13 de Febrero… Sentando las bases

Se han sentado las bases.
¿No ves eso?
¿No entiendes que todo lo que has pasado fue con un propósito?
Había una razón, una buena razón, para la espera, la lucha, el dolor y, finalmente, la liberación.
Has sido preparado de la misma manera que un constructor debe primero derribar y desenterrar lo viejo para dar paso a lo nuevo, su Poder Superior ha estado limpiando los cimientos en su vida.

¿Alguna vez has visto a un constructor en la construcción? Cuando comienza su trabajo, se ve peor que antes de comenzar. Lo que es viejo y decaído debe ser eliminado. Lo que es insuficiente o demasiado débil para soportar la nueva estructura debe eliminarse, reemplazarse o reforzarse. Ningún constructor que se preocupe por su trabajo pondría una nueva superficie sobre un sistema de soporte insuficiente. La fundación cedería. No duraría.
Si el producto terminado debe ser lo que se desea, el trabajo debe hacerse completamente de abajo hacia arriba. A medida que avanza el trabajo, a menudo parece ser un trastorno. A menudo, no parece tener sentido. Puede parecer que se pierde tiempo y esfuerzo, porque aún no podemos ver el producto final.
Pero es tan importante que los cimientos se coloquen correctamente si el trabajo divertido, los toques finales, es ser todo lo que queremos que sea.
Este tiempo largo y difícil en tu vida ha sido para sentar las bases. No fue sin un propósito, aunque a veces el propósito puede no haber sido evidente o aparente.
Ahora, la base ha sido puesta. La estructura es sólida.
Ahora es el momento de los toques finales, la finalización.
Es hora de mover los muebles y disfrutar de los frutos del trabajo.
Felicidades. Has tenido la paciencia para soportar las partes difíciles. Has confiado, te has rendido y has permitido que tu Poder Superior y el Universo te curen y te preparen.
Ahora, disfrutarás de lo bueno que ha sido planeado.
Ahora, verás el propósito.
Ahora, todo se juntará y tendrá sentido.
¡Disfruta!

“Hoy, me rendiré a la colocación de los cimientos, el trabajo de base, en mi vida. Si es hora de disfrutar de la colocación de los toques finales, me rendiré a eso y también lo disfrutaré. Recordaré estar agradecido por un Poder Superior que es un Master Builder y que solo tiene en mente mis mejores intereses, creando y construyendo mi vida. Estaré agradecido por el cuidado de mi Poder Superior y la atención a los detalles para sentar las bases, aunque a veces me impaciente. Me sorprenderé de la belleza del producto terminado de Dios”.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós-Serie de Meditaciones).

Meditación 12 de Febrero… Deja que la aventura te consuma.

El espíritu de la aventura se posa sobre nosotros lentamente a veces. Al principio, cuando soplan esos viejos vientos de cambio, damos la espalda, luchamos y resistimos. Solo queremos que las cosas sigan igual. Poco a poco dejamos de lado la necesidad de controlar. Permitimos que las cosas cambien y nosotros cambiemos con ellas.
Aceptamos el cambio.
Luego doblamos una esquina y encontramos una maravillosa lección allí, y luego otra, y otra. Pronto nos encontramos ansiosos por dar el siguiente paso, ansiosos por ver lo que se encuentra hoy frente a nosotros. ¿A dónde llevará mi camino? ¿Con quién me encontraré? ¿Qué voy a aprender? ¿Qué maravillosa lección está teniendo lugar ahora?
¡Y la aventura comienza a consumirnos!

Los pasos que has estado tomando te han estado guiando lentamente por un camino con más asombro y bondad en cada giro del camino. Aprendiste a tolerar el cambio. Ahora aprende a abrazarlo.
La aventura no es algo que haces. La aventura es tu vida. Reconoce lo dulce que es . Que soplen esos vientos de cambio.

“Dios, ayúdame a cultivar un espíritu de aventura en mi vida”.

(Melody Beattie de su Libro Mas del Lenguaje del Adiós).

Meditación 11 de Febrero… Seguir adelante

Aprende el arte de la aceptación. Es mucho dolor. (Libro Ya no seas Codependiente).

A veces, como parte de cuidarnos a nosotros mismos, se convierte en tiempo de poner fin a ciertas relaciones. A veces, llega el momento de cambiar los parámetros de una relación particular.
Esto es cierto en el amor, en las amistades, con la familia y en el trabajo.
Los finales y los cambios en las relaciones no son fáciles. Pero a menudo, son necesarios.
A veces, nos quedamos en relaciones que están muertas, por temor a estar solos o para posponer el inevitable proceso de duelo que acompaña a los finales. A veces, necesitamos quedarnos un rato, prepararnos, estar lo suficientemente fuertes y listos para manejar el cambio.
Si eso es lo que estamos haciendo, podemos ser amables con nosotros mismos. Es mejor esperar hasta ese momento cuando se siente sólido, claro y consistente para actuar.
¡Lo sabremos. Lo sabremos. Podemos confiar en nosotros mismos!
Saber que una relación está cambiando o está a punto de terminar es un lugar difícil para estar, especialmente cuando aún no es hora de actuar, pero sabemos que el tiempo se está acercando. Puede ser incómodo e incómodo, ya que la lección llega a su fin. Podemos sentirnos impacientes por ponerle un cierre, pero todavía no nos sentimos capaces de hacerlo. Esta bien. El momento aún no está bien. Algo importante todavía está sucediendo. Cuando sea el momento adecuado, podemos confiar en que sucederá. Recibiremos el poder y la capacidad de hacer lo que necesitamos hacer.
Terminar relaciones o cambiar los límites de una relación particular no es fácil. Requiere coraje y fe. Requiere una buena disposición de nuestra parte para cuidarnos y, a veces, permanecer solos por un tiempo.
Deja ir el miedo. Comprender que el cambio es una parte importante de la recuperación. Ámate lo suficiente para hacer lo que necesitas hacer para cuidarte y encuentra la suficiente confianza para creer que volverás a amar.

Nunca estamos empezando de nuevo. En recuperación, estamos avanzando en una progresión de lecciones perfectamente planificada. Nos encontraremos con ciertas personas, en el amor, la familia, las amistades y el trabajo, cuando necesitamos estar con ellos. Cuando la lección haya sido dominada, seguiremos adelante. Nos encontraremos en un lugar nuevo, aprendiendo nuevas lecciones, con nuevas personas.
No, las lecciones no son todas dolorosas. Llegaremos a ese lugar donde podemos aprender, no del dolor, sino de la alegría y el amor.
Nuestras necesidades serán satisfechas.

“Hoy, aceptaré donde estoy en mis relaciones, incluso si ese lugar es incómodo e incómodo. Si estoy en medio de los finales, enfrentaré y aceptaré mi dolor. Dios, ayúdame a confiar en que el camino en el que estoy ha sido planeado perfecta y amorosamente para mí. Ayúdame a creer que mis relaciones me están enseñando lecciones importantes. Ayúdame a aceptar y estar agradecido por los medios, los finales y los nuevos comienzos”.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós-Serie de Meditaciones).

Meditación 10 de Febrero… El riesgo de estar vivo

“Sé que nada va a durar para siempre”, dijo Charlie. “Pero la clave de la vida y ser feliz es actuar como si lo fuera”.
Muchos de nosotros hemos tenido nuestras ilusiones sobre la seguridad y la permanencia destrozadas. Cuanto más tiempo estemos vivos, más nos golpeará: nada es para siempre. Podemos planear muchas cosas, pero lo único que podemos planear con certeza es el cambio.
En algún momento de nuestras vidas, podemos habernos convencido de lo contrario. Nos entregamos a ese trabajo, ese proyecto o esa relación con todos nuestros corazones, solo para que llegara a su fin.
Es posible que algunos de nosotros hayamos decidido, después de suficientes ciclos de comienzos, intermedios y finales, que la manera de lidiar con esto nunca fue entregar nuestros corazones a ninguna persona o circunstancia, nunca permitirnos estar plenamente presentes y disfrutar el momento.
Si no entro completamente, no me lastimaré cuando termine, pensamos. Tal vez. Pero tampoco experimentarás el placer y la alegría, el sabor rico, dulce y pleno de esos momentos.
Bien, ahora eres más sabio. Sabes que nada dura para siempre. Sabes que en el momento en que algo comienza, el final también se ha escrito. Las personas nacen. Ellos mueren. Comienza un trabajo o proyecto. Entonces termina. Pero hay toda una seductora espera, invitándote a saltar y ver lo dulce que puede ser la vida. Además, cuando llegue el final, también se te habrá dado suficiente sabiduría, coraje y gracia para lidiar con eso, también.
¡¿Que estas esperando?
Adelante. Deja de contenerte. Salta!
Vive tu vida.

“Dios, dame suficiente fe y un poquito de soltarme para que pueda vivir cada momento plenamente”.

(Melody Beattie de su Libro Mas del lenguaje del Adiós).