Meditación 10 de Agosto… Desapegarse con amor

Algunas veces las personas que amamos hacen cosas que no nos gustan o que no aprobamos. Nosotros reaccionamos Ellos reaccionan. En poco tiempo, todos estamos reaccionando el uno al otro, y el problema se intensifica.
¿Cuándo nos separamos? Cuando estamos atrapados en una reacción de ira, miedo, culpa o vergüenza. Cuando nos enganchamos en un juego de poder: un intento de controlar u obligar a otros a hacer algo que no quieren hacer. Cuando la forma en que reaccionamos no es ayudar a la otra persona ni resolver el problema. Cuando la forma en que reaccionamos nos está lastimando.
A menudo, es hora de separarse cuando el desprendimiento parece ser lo menos probable o posible de hacer.
El primer paso hacia el desapego es comprender que reaccionar y controlar no ayudan. El siguiente paso es lograr la paz: centrarse y restablecer el equilibrio.
Dar un paseo. Dejar la habitación. Ir a una reunión. Toma un baño largo y caliente. Llamar a un amigo. Llama a Dios. Respira profundamente. Encontrar paz. Desde ese lugar de paz y centro emergerá una respuesta, una solución.

“Hoy, me rendiré y confiaré en que la respuesta está cerca”.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós-Serie de Meditaciones).

Anuncios

Meditación 16 de Junio… Hacer frente a las familias

Hay muchos caminos para cuidarse a sí mismo con las familias. Algunas personas optan por cortar las conexiones con los miembros de la familia durante un período de tiempo. Algunas personas optan por mantenerse en contacto con los miembros de la familia y aprender diferentes comportamientos. Algunos se desconectan por un tiempo, luego regresan lentamente en una base diferente.
No hay una forma perfecta o única para tratar con los miembros de nuestra familia en recuperación. Depende de cada uno de nosotros elegir un camino que se adapte a nosotros y nuestras necesidades en cada momento.
La idea que es nueva para nosotros en la recuperación es que podemos elegir. Podemos establecer los límites que debemos establecer con los miembros de la familia. Podemos elegir un camino que funcione para nosotros, sin culpa ni obligación ni influencia indebida de ninguna fuente, incluidos los profesionales de la recuperación. Nuestro objetivo es separarnos en el amor con los miembros de la familia. Nuestro objetivo es ser capaces de cuidar de nosotros mismos, amarnos a nosotros mismos y vivir vidas saludables a pesar de lo que hacen o dejan de hacer los miembros de la familia. Decidimos qué límites o decisiones son necesarias para hacer esto.
Está bien decir no a nuestras familias cuando eso es lo que queremos. Está bien decir sí a nuestras familias si eso se siente bien. Está bien llamar a tiempo de espera y está bien volver como una persona diferente.

“Dios, ayúdame a elegir el camino correcto para mí con la familia. Ayúdame a entender que no existe el bien o el mal en este proceso. Ayúdame a luchar por el perdón y aprender a separarme con amor, siempre que sea posible. Entiendo que esto nunca implica que tenga que renunciar al cuidado personal y la salud por el bien del sistema”.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós-Serie de Meditaciones).

Meditación 26 de Febrero… Responsabilidad de los miembros de la familia

Todavía puedo recordar a mi madre agarrando su corazón, amenazando con tener un ataque al corazón y morir, y culpándome a mí. (Anónimo).

Para algunos de nosotros, la idea de que éramos responsables de los sentimientos de otras personas tenía sus raíces en la infancia y fue establecida por miembros de nuestra familia nuclear. Puede que nos hayan dicho que hicimos que nuestra madre o padre se sintieran miserables, lo que nos llevó directamente a la idea de que también éramos responsables de hacerlos felices. La idea de que somos responsables de la felicidad o la miseria de nuestros padres puede inculcar sentimientos exagerados de poder y culpa en nosotros.
No tenemos este tipo de poder sobre nuestros padres, sobre sus sentimientos o sobre el curso de sus vidas. No tenemos que permitirles tener este tipo de poder sobre nosotros.
Nuestros padres hicieron lo mejor que pudieron. Pero todavía no tenemos que aceptar una creencia de ellos que no sea una creencia sana. Pueden ser nuestros padres, pero no siempre tienen la razón. Pueden ser nuestros padres, pero sus creencias y comportamientos no siempre son saludables y nos convienen.
Somos libres de examinar y elegir nuestras creencias.
Deja ir la culpa. Dejar ir los sentimientos de responsabilidad excesivos e inapropiados hacia los padres y otros miembros de la familia. No tenemos que permitir que sus creencias destructivas nos controlen, nuestros sentimientos, nuestros comportamientos o nuestra vida.

“Hoy comenzaré el proceso de liberarme de las creencias contraproducentes que mis padres me transmitieron. Buscaré ideas y límites apropiados sobre cuánto poder y cuánta responsabilidad puedo tener realmente en mi relación con mis padres”.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós-Serie de Meditaciones).

Meditación 24 de Febrero… Desapegarse con amor

Cuando nos exponemos por primera vez al concepto de desapego, muchos de nosotros lo encontramos objetable y cuestionable. Podemos pensar que separar significa que no nos importa. Podemos creer que controlando, preocupándonos e intentando forzar que las cosas sucedan, estamos demostrando cuánto nos importa.
Podemos creer que controlar, preocupar y forzar de alguna manera afectará el resultado que deseamos. Controlar, preocuparse y forzar no funciona. Incluso cuando tenemos razón, controlar no funciona. En algunos casos, controlar puede evitar que ocurra el resultado que queremos.
A medida que practicamos el principio de desapego con las personas en nuestra vida, lentamente comenzamos a aprender la verdad. Separar, preferiblemente desprendiéndose con amor, es un comportamiento de relación que funciona.
Aprendemos algo más también, el desapego, dejar de lado nuestra necesidad de controlar a las personas, mejora todas nuestras relaciones. Abre la puerta al mejor resultado posible. Reduce nuestro nivel de frustración y nos libera a nosotros y a otros para vivir en paz y armonía.
Desapego significa que nos importa, sobre nosotros mismos y otros. Nos libera para tomar las mejores decisiones posibles. Nos permite establecer los límites que debemos establecer con las personas. Nos permite tener nuestros sentimientos, dejar de reaccionar e iniciar un curso de acción positivo. Alienta a otros a hacer lo mismo. Permite a nuestro Poder Superior intervenir y trabajar.

“Hoy, confiaré en el proceso de desapego con amor. Entiendo que no solo estoy dejando ir; Estoy dejando ir y dejando a Dios. Estoy amando a los demás, pero también me amo a mí mismo”.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós-Serie de Meditaciones).

Reflexión del Dia: 27 de Noviembre

El desapego no es un alejamiento frío, hostil; no es una aceptación resignada y desesperante de todo aquello que la vida y la gente nos tire en el camino; no es una manera robótica de ir por la vida, absortos, y totalmente indiferente a la gente y a los problemas; no es una actitud de inocente dicha infantil; ni un desentendimiento de lo que son nuestras verdaderas responsabilidades hacia nosotros mismos y hacia los demás; ni una ruptura en nuestras relaciones. Tampoco es que retiremos nuestro amor y nuestra solicitud, aunque a veces estas formas de desapegarnos pueden ser las mejores a seguir, por el momento.
De una manera ideal, desapegarnos es liberarnos o apartarnos de una persona o problema con amor. Mental, emocional y a veces físicamente nos desembarazamos de nuestro involucramiento insano (y a menudo doloroso) con la vida y responsabilidades de otra persona, y de los problemas que no podemos resolver.

(Melody Beattie de su Libro Ya No Seas Codependiente).

Meditacion 3 de Noviembre: Finalizar relaciones

Se necesita coraje y honestidad para terminar una relación: con amigos, seres queridos o una relación de trabajo.
A veces, puede parecer más fácil dejar que la relación muera por falta de atención en lugar de arriesgarse a terminarla. A veces, puede parecer más fácil dejar que la otra persona asuma la responsabilidad de terminar la relación.
Podemos tener la tentación de adoptar un enfoque pasivo. En lugar de decir cómo nos sentimos, qué queremos o no queremos, o qué pretendemos hacer, podemos comenzar a sabotear la relación, esperando forzar a la otra persona a hacer el trabajo difícil.
Esas son formas de terminar las relaciones, pero no son las más limpias ni las más fáciles.
A medida que caminamos por este camino de autocuidado, aprendemos que cuando es hora de terminar una relación, la forma más fácil es la de honestidad y franqueza. No estamos siendo amables, gentiles o amables evitando la verdad, si sabemos la verdad.
No estamos perdonando los sentimientos de la otra persona saboteando la relación en lugar de aceptar el final o el cambio, y hacer algo al respecto. Estamos prolongando y aumentando el dolor y la incomodidad para la otra persona y para nosotros mismos.
Si no sabemos, si estamos en la cerca, es más amoroso y honesto decir eso.
Si sabemos que es hora de terminar una relación, dígalo.
Los finales nunca son fáciles, pero las terminaciones no se facilitan con el sabotaje, la indirección y la mentira sobre lo que queremos y necesitamos hacer.
Di lo que necesitas decir, con honestidad y amor, cuando sea el momento. Si confiamos y nos escuchamos a nosotros mismos, sabremos qué decir y cuándo decirlo.

“Hoy recordaré que la honestidad y la franqueza aumentarán mi autoestima. Dios, ayúdame a dejar de lado mi miedo a tener mi poder para cuidarme en todas mis relaciones”.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós-Meditaciones Diarias para Codependientes).

Reflexión del Dia: 28 de Diciembre

belleza.001c

¿Cuándo debemos desapegarnos? Cuando no podamos dejar de pensar, de hablar acerca de o de preocuparnos por alguien o por algo; cuando nuestras emociones estén en constante ebullición; cuando sintamos que tenemos que hacer algo acerca de alguien porque ya no podemos soportar la situación ni un minuto más; cuando estamos colgando de un hilo y sentimos que tal hebra está a punto de romperse; y cuando creemos que ya no podemos seguir viviendo con el problema con el que hemos estado tratando de vivir. ¡Es tiempo de desapegarnos! Aprenderán a reconocer cuándo es aconsejable desapegarse. Una buena regla a seguir es esta: cuando más necesitas desapegarte es cuando esto parece ser lo más lejano o lo menos posible de hacer.

(Melody Beattie de su Libro Ya No Seas Codependiente).

dejar-ir-el-pasado-845x321

Frase del Dia: 14 de Noviembre

564074_388634351208663_720772432_n

Desapegarnos es liberarnos o apartarnos de una persona o problema con amor. Mental, emocional y a veces físicamente nos desembarazamos de nuestro involucramiento insano (y a menudo doloroso) con la vida y responsabilidades de otra persona, y de los problemas que no podemos resolver.acuerdo con un manual titulado Desapego que ha circulado durante muchos años en los grupos de Al-Anón.
El desapego se basa en las premisas de que cada persona es responsable de sí misma, en que no podemos resolver problemas que no nos corresponde solucionar, y que preocuparnos no sirve de nada.
Adoptamos una política de no meter las manos en las responsabilidades de otras personas y en vez de ello, de atender a las nuestras. Si la gente se ha fabricado desastres a sí misma, le permitimos enfrentar las consecuencias. Le permitimos a la gente ser como es en realidad. Le damos la libertad de ser responsable y de madurar. Y nos damos nosotros mismos la misma libertad. Vivimos nuestra propia vida al máximo denuestra capacidad. Luchamos para discernir qué es lo que podemos cambiar y qué es lo que no podemos cambiar. Luego dejamos de tratar de cambiar aquello que no podemos. Hacemos lo que podemos para resolver un problema, y luego dejamos de hacernos la vida de cuadritos. Si no podemos solucionar un problema después de intentarlo seriamente, aprendemos a vivir con ese problema o a pesar de él. Y tratamos de vivir felices, concentrándonos heroicamente en lo que de bueno tiene la vida hoy, y sintiéndonos agradecidos por ello. Aprendemos la mágica lección de que sacarle el máximo provecho a lo que tenemos multiplica lo bueno de nuestras vidas.

(Melody Beattie de su Libro Ya No Seas Codependiente).

desapego de chopra1

Frase del Dia: 11 de Septiembre

desatiendo

Al ritmo que sea, podemos practicar el desapego en nuestras vidas, y creo que eso es bueno para nosotros. Espero que puedan ser capaces de desapegarse con amor de la persona o de las personas de quienes se están desapegando. Creo que es mejor hacerlo todo con una actitud de amor. Sin embargo, por una multitud de razones, no siempre podemos hacerlo así. Si no puedes desapegarte con amor, en mi opinión es preferible desapegarse con enojo que permanecer apegados. Si nos desapegamos, estamos en una mejor posición para trabajar sobre (o a través) de nuestras resentidas emociones. Si estamos apegados, probablemente no hagamos nada más que estar siempre irritados.
¿Cuándo debemos desapegarnos? Cuando no podamos dejar de pensar, de hablar acerca de o de preocuparnos por alguien o por algo; cuando nuestras emociones estén en constante ebullición; cuando sintamos que tenemos que hacer algo acerca de alguien porque ya no podemos soportar la situación ni un minuto más; cuando estamos colgando de un hilo y sentimos que tal hebra está a punto de romperse; y cuando creemos que ya no podemos seguir viviendo con el problema con el que hemos estado tratando de vivir. ¡Es tiempo de desapegarnos! Aprenderán a reconocer cuándo es aconsejable desapegarse. Una buena regla a seguir es esta: cuando más necesitas desapegarte es cuando esto parece ser lo más lejano o lo menos posible de hacer.

(Melody Beattie de su Libro ya No seas Codependiente).

semanatematicaEDEMOCIONAL