ANCLAJE AL PASADO, Codependencia, DEPENDENCIA EMOCIONAL, DESAPEGO, Liberación, RECUPERACION, REFLEXIONES DIARIAS

Reflexión: ¿Como me zafo de los mandatos de mis padres?

459521 (mandatos parentales)

Interrogante: En el fondo no se quien soy. Lo único que me sigue viniendo a la cabeza, cuando pienso en ello, es la expresión de mis padres: “¡No hagas eso!¡Haz lo otro!” y “¡Te vas a enterar de quien manda aquí!” ¿Puedes ayudarme?

Respuesta: Este es el típico caso de un niño adulto enfrascado en una lucha interminable con sus padres dentro de si mismo. Nadie gana y no hay posibilidad de llegar a saber algo mas sobre nosotros mismos y sobre como nos sentiríamos, pensaríamos y actuaríamos, si no llevásemos dentro a nuestros padres.
Existen formas de utilizar las voces internas que creemos oír para focalizar nuestra atención y dirigir nuestras energías. Resulta de utilidad separar cuidadosamente estas voces, una de otras. Son como cintas de cassette que reproducen mensajes para nuestros oídos internos y nos mantienen “pegados” al pasado. Las voces proceden de recuerdos, fantasías y la imaginación. Algunas se refieren al pasado, otras organizan nuestra vida actual y otras dirigen nuestras acciones futuras. Trata de identificar cada una de las voces.
Esta “la voz de nuestra madre”: cosas que nuestra madre decía o daba a entender a través de lo que hacia… e incluso lo que nuestra madre quería decir o habría dicho si…
Esta “la voz de nuestro padre”: cosas que nuestro padre decía o daba a entender a través de lo que nuestro padre hacia… y también lo que nuestro padre quería decir o habría dicho si… Están las voces de nuestros hermanos, hermanas, tías, tíos, sacerdotes, maestros, amigos, padres de amigos, etc. Hay tantas voces que nos resulta difícil distinguir unas de otras.
Una forma de empezar a trabajar con este dialogo interno consiste en hacer con unas cuantas hojas de papel y un bolígrafo. Empieza escribiendo los pensamientos que te vengan a la cabeza, tantos y tan rápido como puedas. No pasa nada si te dejas algunos.
Una vez que hayas llenado tres hojas con frases, oraciones y palabras, trata de identificar quien podría haber dicho que.
Oír las voces puede provocarte cierta vergüenza y culpa, pero hazlo de todos modos. Ha llegado el momento de que les respondas a esas voces. Deja que salgan tus sentimientos y anotalos también. Trabaja con las voces escribiendo lo que hayas logrado separar e identificar en tarjetas de 3×5 cm. Puedes barajarlas y ponerlas después en el orden que quieras. Empieza por descartar aquellas en las que no crees, las que ya no necesitas y las que ya no te sirven en tu vida de adulto. Puedes romperlas, quemarlas o tacharlas garabateandolas por encima con un rotulador negro. Hazlo con sentimiento.
Cuando las voces de los demás hayan sido identificadas y clasificadas, empieza a crear las tuyas propias. Para ello necesitas estar tranquilo. Utiliza una vela o cualquier otro recurso para focalizar la atención. Tranquilízate respirando hondo. Cuando te sientas calmado y relajado, escucha. Simplemente vacíate y escucha. La voz diminuta, humilde y tranquila que oyes es la tuya. Empieza a escuchar atentamente esa voz cuando te susurre. Te susurra en sueños, en ensoñaciones diurnas, siempre que estés tranquilo, en silencio y receptivo.
Reconocerás esa voz como tuya por su tono tranquilo. Las demás voces son escandalosas, estridentes y exigentes. Empieza a sentirte agradecida por tu propia voz y a respetarla. Tu voz es una parte vital de lo que tu eres. ¡Celebralo!.

(Dorothy May de su Libro Codependencia: La Dependencia Controladora.La Dependencia Sumisa).

soluciones-permisos-logro-transformacion (liberar mandatos parentales)

Anuncios
APEGO AFECTIVO, Codependencia, DESAPEGO, RECUPERACION, REFLEXIONES DIARIAS

Reflexión del Dia: Desprenderse es la Clave

402923_452606244762921_1129806379_n

No entiendo que quiere decir “desprenderse”. Desprenderse de que, pregunto?

Se produce un daño significativo cada vez que nos aferramos a personas, lugares o ideas que creemos que nos arreglaran la vida o a personas cuyas vidas nos sentimos impelidos a arreglar. Parece que nos gusta aferrarnos a nuestras ilusiones y delusiones(*), a las palabras hirientes que nos han dicho, a esas cosas que creemos que nunca nos abandonaran ni nos traicionaran, y sin embargo, nos traicionan una y otra vez. ¿Cuantas “próxima vez” puede haber?

Necesitamos desprendernos de muchas cosas, incluida la tensión de nuestros cuerpos, las ilusiones (imágenes mentales) románticas o de unos padres perfectos y las delusiones (creencias falsas) de que la vida siempre sera justa y de que nada malo puede ocurrirnos si cumplimos con nuestro deber.

Desprenderse, soltarse, es “lo contrario de aferrarse”. Es una mano abierta en vez de un puño cerrado. Es alisar un ceño fruncido, para sustituirlo por una actitud serena. Es una confianza profunda, permanente, en un poder mas grande que el nuestro. Es un convencimiento profundo, seguro, de que no tenemos por que hacerlo todo nosotros mismos, y es permitir que otras personas tengan también su parte en los acontecimientos de nuestras vidas. Desprenderse significa “que Dios, tal y como nosotros Lo entendemos, dirige el mundo y que ciertas cosas no son asunto nuestro”.

Desprenderse significa “liberarnos de la inversión en nuestro propio yo, de la idea de que somos omnipotentes”. Yo, el importantisimo su Majestad el Bebe, el narcisista dentro de nosotros mismos, no dirige realmente el espectáculo. Desprenderse es “dejar libres todos los aspectos de nuestras vidas que realmente no podemos controlar de ningún modo”. De lo contrario, no hacemos sino engañarnos a nosotros mismos.

Desprenderse significa “saber que ser humano es ser fiable y a veces débil y ser lo bastante humildes como para admitir esto y decir un simple lo siento”. También significa “conocer nuestra propia fuerza y no olvidar nunca nuestra dignidad y nuestro propio valor como seres humanos.”

Cuando nos desprendemos, no renunciamos a nuestra responsabilidad, sino que reconocemos que no podemos controlar el resultado de todas las situaciones.

Desprenderse significa “pedalear nuestra propia bicicleta y dejar nuestro destino en manos de Dios”.Desprenderse significa “poner nuestra energía en conseguir recuperarnos, en lugar de acumular rabia”.

De hacer esto, lograremos aceptarnos a nosotros mismos en vez de abusar de nosotros, y paz, en vez de perfeccionismo. ¡Alivia tanto!

(*) Delusion viene a ser lo mismo que ilusión, pero mientras esta tiene un matiz de “ensoñación”, la delusion tiene que ver con una convicción engañosa e ilusoria.

(Dorothy May de su Libro Codependencia. La dependencia controladora/la dependencia sumisa).

533726_426435820703577_1749070690_n

Codependencia, DEPENDENCIA EMOCIONAL, DESAPEGO, RECUPERACION, REFLEXIONES DIARIAS

Divorcio y Codependencia

303389_449816501698842_517821543_n

Despues de cuatro años del divorcio, me veo que sigo siendo tan codependiente de mi ex-marido como lo era cuando estábamos casados…

¿Como puedo parar esto?

Logrando divorciarte emocionalmente. Empieza poco a poco, haciendo cosas por ti misma en vez de pedirle a el que te ayude.
Un divorcio implica muchos niveles de recuperación. Esta la cuestión de la separación física, los aspectos legales y financieros, el cuidado de los hijos, las perdidas sociales como la familia y los amigos, y el dolor emocional del abandono y el rechazo.
Cuando nos casamos nos esperábamos encontrarnos en la situación de vernos forzados a desprendernos de nuestro sueño de amor y de compromiso. No esperábamos vernos en una situación de profundo pesar. Si no hacemos el duelo, seguiremos aferrándonos. El duelo y el desprenderse van seguidos de una reestructuracion de nuestras vidas y de un llegar a conocernos a nosotros mismos. Tras el duelo viene la curación.

Piensa en…¿Como puedes lograr divorciarte emocionalmente de una persona a la que quieres?

(Dorothy May de su Libro Codependencia. La Dependencia Controladora/La Dependencia Sumisa).

550048_392237504129364_58976364_n

Codependencia, DEPENDENCIA EMOCIONAL, RECUPERACION, REFLEXIONES DIARIAS

Me recupero ¿Como manejo una ruptura sentimental?

Sara y David en el Monte de San Pedro

Interrogante:

Tengo un problema espantoso con una ruptura sentimental reciente. ¿Como puedo vencer ese apego horrible y dejar de seguir aferrada a algo que probablemente se ha ido para siempre?

Para parar tienes que cortar tu relación interna, mental y emocional con esa persona. La forma mediante la cual continuamos relacionándonos con una persona que ya no esta con nosotros consiste en imaginarnos como se sentiría, que diría y que haría cada vez que nos sucede algo en nuestras vidas. Entonces, basandonos en la supuesta respuesta de esa persona, nos creamos toda una obra de teatro. Concebimos guiones y los repetimos una vez y otra vez y otra vez. Nosotros lo llamamos a esto: “la obra sigue en cartelera”. Nos obsesionamos con el dialogo imaginario y nos obsesionamos con los sentimientos asociados. A veces llegamos al punto de volvernos adictos a esos sentimientos y los buscamos fuera. Si encontramos otro compañero, podemos repetir la misma historia. La obra sigue en cartelera, solo que los actores varían.
La representamos en otras muchas áreas de nuestra vida. Si nos invitan a salir, decimos: “Ah, no quiero ir sola”, lo que significa: “Iría, si Roberto estuviera aquí y pudiera venir conmigo”.
Si la obsesion continua durante demasiado tiempo y es demasiado intensa, puede que estemos experimentando sentimientos residuales procedentes de abandonos pasados.
Cuando otra persona no quiere relacionarse con nosotros, es evidente que somos rechazados. Sentimos muy fuertemente ese viejo agujero en la boca del estomago. Tenemos un espacio vacio, negro, que se llena únicamente con oscuridad, frialdad y dolor. Un hueco, no hay nadie ahí. De modo que nos volvemos a sentir como el niño que eramos cuando nos abandonaron por primera vez. Si el abandono tuvo lugar a los tres años, entonces nos sentiremos como si tuviésemos tres años, en vez de la edad cronologica que marca nuestra experiencia vital. Cuando sentimos el agujero del abandono, sabemos que estamos cerca de nuestro niño interior. Empezar a trabajar el niño interno constituye un buen punto de partida.

Piensa en…
¿Como estas repitiendo la misma historia una y otra vez en tus relaciones?
¿Quienes son los actores y que papel desempeñan?
¿Cual es el guion?.

(Dorothy May en su Libro Codependencia. La dependencia controladora/La dependencia sumisa).

1469995_745070905512332_1065825583_n

Codependencia, Codependientes Anónimos (CoDa), DEPENDENCIA EMOCIONAL

El Codependiente Sumiso

6580_1128095933884_1571769646_1101834_6068658_n

Estas son sus Características:

“Mis mejores sentimientos respecto de mi mismo proceden del hecho de gustarte”.
“Mis mejores sentimientos respecto de mi mismo proceden del hecho de recibir tu aprobación”.
“Tus conflictos perturban mi serenidad. Toda mi atención mental esta centrada en solucionarte tus problemas”.
“Toda mi atención mental esta centrada en darte gusto”.
“Toda mi atención mental esta centrada en protegerte”.
“Toda mi atención mental esta centrada en manipularte”.
“Mi autoestima se ve reforzada por el hecho de solucionarte los problemas”.
“Mi autoestima se ve reforzada por el hecho de aliviar tus sentimientos”.
“Mis propias aficiones e intereses están al margen. Empleo el tiempo en compartir tus intereses y tus aficiones”.
“Tu forma de vestir y tu apariencia personal tienen para mi la máxima prioridad, dado que siento que eres un reflejo de mi mismo. Tus deseos dictan mi conducta”.
“No soy consciente de como me siento. Soy consciente de como te sientes”.
“No soy consciente de que es lo que quiero. Te pregunto que es lo que quieres”.
“Mis ilusiones respecto de mi futuro están estrechamente ligadas a ti”.
“Mi miedo al rechazo determina lo que digo o lo que hago”.
“Mi miedo al abandono determina lo que digo o lo que hago”.
“Mi miedo a que te enfades determina lo que digo o lo que hago”.
“Utilizo el dar como una forma de sentirme seguro en nuestra relación”.
“Utilizo el dar como una forma de controlarte”.
“Mi circulo social disminuye a medida que me implico cada vez mas en nuestra relación”.
“Dejo mis propios valores a un lado con el fin de estar mas cerca de ti”.
“Valoro tu opinión y tu forma de hacer las cosas mas que la mía”.
“Mi calidad de vida esta en relación con tu calidad de vida”.

(Producto de Grupos de Autoayuda de Codependientes Anónimos (CoDa), inserto en el Libro Codependencia: Codependencia Controladora/Codependencia Sumisa de Dorothy May).

todofondosdefantasia.com-hadas-351

Codependencia, Codependientes Anónimos (CoDa), DEPENDENCIA EMOCIONAL

El Codependendiente Controlador

Shinning-Butterfly-Fairy-Wallpaper-fairies-10270474-1024-768

Estas son sus Características:

“Toda mi atención mental esta centrada en darme gusto y evadirme (con sustancias químicas, el trabajo, la televisión, etc)”.
“Toda mi atención mental esta centrada en controlarte. Si no te controlo, entonces creo que te perderé”.
“Toda mi atención mental esta centrada en manipularte, en forzarte a hacer las cosas a mi manera, habitualmente valiendome de mi humor, de la lógica o del dinero”.
“Mi autoestima se ve reforzada por el hecho de solucionarte tus problemas. Si no me pides mi opinión, entonces me siento excluido”.
“Quiero emplear todo mi tiempo contigo y quiero que tu hagas lo mismo. Sin embargo, insistiré en que no te necesito”.
“No soy consciente de como te sientes. No soy consciente de como me siento”.
“No soy consciente de que es lo que quieres. No soy consciente de que es lo que quiero”.
“Mis ilusiones respecto de mi futuro están estrechamente ligadas a ti”.
“Mi miedo al rechazo determina lo que digo o lo que hago. Pero lo oculto bajo la rabia, la fanfarronería, la soberbia o la actitud dominante”.
“Utilizo el hecho de enfadarme como un medio de controlar a los demás y de mantenerte a distancia”.
“Utilizo el dar (habitualmente cosas materiales) como una forma de sentirme seguro y de controlarte. Si te controlo, entonces no me dejaras”.
“Mi circulo social disminuye a medida que me implico cada vez mas en mis válvulas de escape (sustancias químicas, trabajo, televisión, etc.)”.
“Me siento vulnerable cuando te me acercas demasiado. Peor no te vayas”.
“Valoro mis propias opiniones y mi forma de hacer las cosas mas que las tuyas”.
“Tengo pocas aficiones e intereses al margen de mis válvulas de escape”.
“Mis deseos dictan tu conducta, dado que siento que eres un reflejo de mi mismo”.
“Doy por supuesto que se lo que quieres y lo que te conviene. Se lo que es mejor para ti”
“Doy por supuesto que los demás piensan y sienten lo mismo que yo y no puedo comprender ni aceptar las diferencias”.
“Soy demasiado orgulloso como para pedirte ayuda. No estoy dispuesto a depender nunca de ti. Nunca te diré que te necesito”.
“Tuve una niñez muy difícil y logre sobrevivir. En un mundo duro, la gente tiene que ser dura. Si eres blando, lo tomare como un signo de debilidad”.
“Si me comentas algo sobre que es lo que te pasa emocionalmente, lo tomare como un reproche hacia mi. Mantén la boca cerrada”.

(Producto del Grupo de Autoayuda de Codependientes Anónimos (CoDa), inserto en el Libro Codependencia: Codependencia Controladora/Codependencia Sumisa de Dorothy May).

mujer y corazón_mágico_despertar

Codependencia, REFLEXIONES DIARIAS

Reflexión del Dia : ¿Compasivo o Codependiente?

207541_449118668454357_2040467873_n

Com significa “poner en común”, y pasión es un entusiasmo profundamente sentido hacia algo o alguien. La compasión es una fuerte inclinación a compartir en profundidad con un otro y a darle apoyo y ayuda. La compasión esta motivada por la comprensión intuitiva de la situación y los sentimientos del otro.

Cuando vemos a otro sufrir, sentimos una fuerte tendencia natural a ayudar. Salvo en los casos de extrema emergencia en los que se debe actuar con rapidez, sentimos también compasión por nosotros y por nuestros propios sentimientos. Normalmente nos tenemos en cuenta a nosotros cuando apoyamos a otro. Nuestros motivos son ciertamente ayudar al otro a salir de una situación apurada y después de ello volver a nuestras propias vidas.

Cuando la Codependencia se dispara, sentimos también una “fuerte inclinación” a compartir, comprender y ayudar. A ello se debe el que se confundan fácilmente. Ahora bien, en el caso de una persona codependiente, esta inclinación se parece mas a una “compulsión”. No tenemos en cuenta nuestras propias necesidades en absoluto y solemos ayudar a expensas de nosotros mismos. Despues nos enfadamos porque las cosas no suceden como habíamos planeado. Nuestro motivo oculto y mas profundo puede ser una necesidad de controlar mas que de ayudar. La Codependencia es una compasión “sacada de quicio”.

La compasión ofrece un paño frío para enjugar una frente febril, en el caso de que alguien no pueda ayudarse por si mismo.
La codependencia pasa a la fuerza un paño por una frente que no esta febril en absoluto e insiste en enjugar la frente de alguien que tiene sus dos buenas manos.

Piensa en …  ¿Cuando fue la ultima vez que fuiste Compasivo, en vez de Codependiente?

(Tomado del Libro Codependencia: La dependencia controladora/ La dependencia sumisa de Dorothy May).

419720_385562828130165_1160107667_n